Una tarjeta American Express con la que no te endeudas: La Bluebird de prepago que te permite ahorrar

Esta tarjeta de prepago le permite a los usuarios de la comunidad no bancarizada de los Estados Unidos contar con una herramienta de control en las finanzas personales a través de un producto con el mínimo de cargos por uso

La Bluebird de American Express ha sido destacada entre las mejores tarjetas de prepago.
La Bluebird de American Express ha sido destacada entre las mejores tarjetas de prepago.
Foto: Scott Olson / Getty Images

Establecer un presupuesto es uno de los tres pilares de las finanzas personales sanas encaminadas a encontrar mecanismos de ahorro que permitan un mejor control del patrimonio económico, por lo que diversos productos están diseñados para fomentar esta práctica, destacando la tarjeta de prepago como la que ofrece American Express, firma asociada a una élite financiera, pero que a través de su Bluebird se acerca a una comunidad no bancarizada en los Estados Unidos en sociedad con la cadena de supermercados Walmart.

Creadas por la banca tradicional hace algunas décadas, las tarjetas de prepago han ido evolucionando para posicionarse como un instrumento que permite fijar límites a los gastos, ejerciendo así una disciplina financiera que permite un mayor control al momento de gestionar los recursos y por lo tanto da mayor espacio para el ahorro.

Y aunque la mayoría de las tarjetas de prepago respaldadas por las principales instituciones bancarias suelen generar una serie de comisiones que en muchas ocasiones son mayores a los beneficios de contar con ellas, la Bluebird de American Express ha sido reconocida en diversos análisis realizados por la prensa especializada como la mejor de su tipo desde que fue lanzada en 2012 con el respaldo de Walmart, compañía que también cuenta con su propio producto de este tipo conocido como MoneyCard.

Te puede interesar:

·Cuáles son los supermercados que mejor satisfacen a sus clientes: Walmart quedó en último

Además de los tradicionales beneficios que otorgan las tarjetas de este tipo como el ya mencionado control financiero y que se pueden obtener sin la necesidad verificación crediticia o de contar con una cuenta corriente en algún banco y teniendo prácticamente las mismas ventajas que una tarjeta de débito convencional, la Bluebird se puede abrir gratis por internet, no genera cargos mensuales ni costos tanto por activación o falta de uso ni comisiones por compras o retiro en cajeros automáticos de la red MoneyPass.

Asimismo, se puede recargar sin pago adicional a través de un depósito directo en efectivo en las tiendas Walmart, vinculándola a los depósitos de nómina, o bien, por medio de otros minoristas como CVS Pharmacy, Walgreens, Duane Reade, Dollar General y establecimientos 7-Eleven, con un cargo de $3.95 dólares, además de permitir al titular transferir dinero hasta a cuatro usuarios ligados a la cuenta principal, con un saldo de hasta $100,000 dólares.

Por su parte, entre las desventajas destaca el hecho de que a diferencia de otras tarjetas de prepago, la Bluebird no ofrece un sistema de recompensas ligadas a la compra en ciertos establecimientos ni permite transferencias desde cuentas bancarias, además de que la red de comercios afiliados a la red American Express es más limitada que los tradicionales Visa o Mastercard.

En resumen, si lo que se busca es una herramienta que permita tener un mayor dominio de las finanzas personales sin la tentación de gastar de más, la Bluebird puede representar una buena alternativa por practicidad y cargos mínimos e incluso 0.