Walmart a juicio: declara que no es culpable de distribución ilegal de opioides

El minorista dijo que la demanda es en respuesta a amenazas de acciones legales por parte del Departamento de Justicia y la Agencia Antidrogas para responsabilizar a los farmacéuticos de Walmart por la crisis de opioides

Walmart a juicio: declara que no es culpable de distribución ilegal de opioides
Walmart enfrenta ahora una dura batalla contra la DEA y el Departamento de Justicia.
Foto: Justin Sullivan / Getty Images

Walmart presentó el jueves una demanda contra el gobierno federal y pide a un tribunal que aclare que la empresa y sus farmacéuticos no son responsables de la distribución de recetas de opioides inadecuadas.

La cadena minorista dijo que la demanda es en respuesta a amenazas de acciones legales por parte del Departamento de Justicia y la Agencia Antidrogas para responsabilizar a los farmacéuticos de Walmart por la crisis de opioides, según un comunicado de prensa de Walmart. Un portavoz de la DEA dijo que la agencia no comenta sobre el litigio en curso y el DOJ no respondió a una solicitud de comentarios por parte de CNN Business.

La demanda, presentada en el Tribunal de Distrito para el Distrito Este de Texas, podría desencadenar otra batalla legal que involucre a una importante corporación estadounidense sobre quién es responsable de la avalancha de uso de opioides que ha provocado cientos de miles de muertes por sobredosis en los últimos años. Walmart es el minorista más grande del país y opera más de 5,000 farmacias en tiendas en los Estados Unidos.

“Walmart y nuestros farmacéuticos están comprometidos a ayudar a abordar la crisis de opioides que ha afectado a tantos estadounidenses”, dijo la compañía en el comunicado. “Desafortunadamente, algunos funcionarios del Departamento de Justicia están más centrados en perseguir los titulares de prensa que en arreglar la crisis. Ahora amenazan con una demanda completamente injustificada contra Walmart, alegando que nuestros empleados deberían haberse negado a surtir recetas válidas de médicos que el gobierno federal todavía aprueba”.

En su denuncia, la empresa solicita al tribunal que “resuelva una disputa” con el DOJ y la DEA sobre las obligaciones de los farmacéuticos en virtud de la Ley de Sustancias Controladas, la ley que regula la posesión, uso y distribución de ciertos medicamentos y otras sustancias.

Si un empleado farmacéutico se niega a surtir una receta escrita por un médico con licencia de la DEA debido a preocupaciones sobre el juicio del médico, el empleado podría perder su licencia, afirma Walmart en la denuncia.

Walmart dice que sus farmacéuticos “se han negado a surtir cientos de miles de recetas de opioides problemáticos” y la compañía ha bloqueado a los médicos “bajo sospecha” para que no surtan recetas de opioides en su farmacia.

“Debido a esto, Walmart y sus farmacéuticos enfrentan investigaciones y juicios estatales por interferir en la práctica médica, es decir, por ir demasiado lejos al negarse a surtir recetas de opioides”, afirma la denuncia. “Y el DOJ ahora ha declarado que demandará a Walmart por no ir lo suficientemente lejos al continuar surtiendo recetas de opioides de ciertos médicos con licencia, muchos de los cuales todavía están autorizados por la DEA para recetar opioides hasta el día de hoy”.

La Oficina del Fiscal para el Distrito Este de Texas comenzó a investigar las prácticas farmacéuticas de Walmart en 2016 e informó a la compañía en la primavera de 2018 de los planes para presentar una acusación, según la denuncia.

Un problema muy grave

Los expertos estiman que en Estados Unidos 10.3 millones de estadounidenses de 12 años o más abusaron de los opioides en 2018, incluidos 9.9 millones de consumidores de analgésicos recetados y 808,000 consumidores de heroína.

Los opioides son fármacos formulados para reproducir las propiedades analgésicas del opio. Los analgésicos recetados como la morfina, la oxicodona y la hidrocodona son opioides. Las drogas ilegales como la heroína y el fentanilo, fabricado ilícitamente también son opioides.

Durante 2018, hubo 67,367 muertes por sobredosis en los Estados Unidos y 46,802 de esas muertes por sobredosis involucraron opioides. Más de 130 personas murieron todos los días por sobredosis de drogas relacionadas con opioides en 2016 y 2017, según el Departamento de Salud y Servicios Humanos de Estados Unidos, reportó CNN Health.