25% de los malls podrían cerrar sus puertas en los próximos cinco años

La pandemia acelerará una desaparición que ya estaba en marcha antes de que surgiera el nuevo virus

25% de los malls podrían cerrar sus puertas en los próximos cinco años
Los malls: una especie en peligro de extinción.
Foto: FREDERIC J. BROWN / Getty Images

La pandemia del coronavirus no sólo ha acabado con la vida de miles de estadounidenses. El golpe va a ser demoledor para diversos ramos de la economía. Los grandes centros comerciales de Estados Unidos son uno de ellos y la pregunta del millón es cuánto tiempo van a sobrevivir tras la pandemia.

Un informe publicado esta semana por Coresight Research estima que el 25% de los aproximadamente 1,000 centros comerciales de Estados Unidos cerrarán en los próximos cinco años.

Los centros comerciales con mayor riesgo de cerrar son aquellos con clasificación B, C y D, lo que significa que generan menos ventas por pie cuadrado que un centro comercial A. Un centro comercial A ++ podría generar hasta $1,000 dólares en ventas por pie cuadrado, mientras que un centro comercial C + genera alrededor de $ 320.

Hay aproximadamente 380 centros comerciales con calificación C y D en Estados Unidos, según un análisis de la firma de bienes raíces comerciales Green Street Advisors, que ha dicho que los centros comerciales con calificación C e inferior “no son viables a largo plazo”.

Sin embargo, incluso los centros comerciales de alta gama están bajo presión. Nadie es inmune. El propietario de un centro comercial de lujo en Miami, Bal Harbour Shops, se está moviendo para desalojar a la cadena de tiendas departamentales de lujo Saks Fifth Avenue por no pagar el alquiler desde mediados de marzo. La deuda asciende a $1.9 millones, según documentos judiciales.

Aproximadamente el 90% de los ocupantes de los centros comerciales de Estados Unidos son cines, tiendas departamentales y minoristas de ropa, según el análisis de Coresight. Esto hace que los malls sean el tipo más vulnerable de centros comerciales al impacto de COVID-19, en comparación con otras propiedades como los centros comerciales que venden comestibles y outlets.

Durante la pandemia, los cines y las tiendas de ropa se han permanecido cerrados, mientras que los consumidores podían acudir en busca de alimentos, productos de limpieza y otros artículos esenciales. En algunos estados, como Nueva York y California, los cines permanecen cerrados hasta el día de hoy. Y con ingresos mínimos o nulos, estos son los negocios que probablemente soliciten reducciones de alquiler o no lo paguen más.

La reconversión incómoda

Un informe que circuló a principios de este mes informaba que el mayor propietario de centros comerciales de Estados Unidos, Simon Property Group, ha estado en conversaciones con Amazon para convertir algunos grandes almacenes Sears y JC Penney cerrados en centros logísticos de distribución.

Convertir los antiguos centros comerciales en nuevos almacenes no parece tan fácil, aunque podría parecer una solución lógica. La demanda de edificios logísticos se dispara a medida que aumentan las ventas del comercio electrónico. Pero los obstáculos incluyen la necesidad de rezonificar las propiedades, lo que podría enfrentar con el rechazo de los municipios.

“El hecho de que el espacio comercial haya quedado vacío no significa que sea automáticamente un buen candidato para reutilizarlo en espacio industrial”, dice el jefe de la división de economía de bienes raíces comerciales de Moody’s Analytics, Victor Calanog, en una nota publicada por el portal a CNBC.

“Uno no puede simplemente construir edificios industriales en zonas para uso comercial”, explicó. “A menudo, eso requiere la rezonificación de áreas, un proceso largo y tedioso con una baja probabilidad de éxito”.

“Los gobiernos estatales y locales generalmente gravan las propiedades industriales entre la mitad y dos tercios de la tasa de las propiedades comerciales, por lo que los municipios tienen pocos incentivos para cambiar el uso de suelo de comercial a industrial, ya que recaudarán menos impuestos”, señala Calanog.

Según los datos extraídos por Moody’s Analytics REIS, se espera que el desarrollo de apartamentos en Estados Unidos baje un 15.6% después de la pandemia, mientras que el desarrollo de oficinas puede caer un 10%; el comercio minorista caerá un 15,7% y se espera que el desarrollo industrial repunte un 3.6%.

La firma encontró cinco mercados en los que tendría más sentido convertir el espacio comercial en almacenes: el centro de Nueva Jersey, el norte de Nueva Jersey, Long Island, Memphis y Detroit.

Pero es probable que los centros comerciales cierren en los suburbios de todo el país, a medida que el número de cierres de tiendas aumenta y los propietarios capitulan.