4 sugerencias para regresar a tu puesto de trabajo sin correr riesgos en la nueva normalidad post’pandemia

Volver a la oficina debería ser una actividad de cuidado, saneamiento y mucha comunicación

4 sugerencias para regresar a tu puesto de trabajo sin correr riesgos en la nueva normalidad post’pandemia
Alentar a los empleados a comenzar a adoptar prácticas saludables y un buen equilibrio trabajo-vida ayudará a aliviar el estrés y las frustraciones acumuladas.
Foto: Pixabay

En esta nueva normalidad después de la pandemia por coronavirus, muchos líderes empresariales están analizando la posibilidad de hacer que sus empleados vuelvan a sus zonas de trabajo.

Para eso habrá que estar bien preparados y por ello aquí de compartimos algunas sugerencias para reabrir un centro de trabajo con mucha mayor seguridad.

1. Toma las cosas con calma.

A medida que los estados trabajan para aliviar las restricciones de manera segura y apropiada, los líderes empresariales también deberían hacerse cargo al ayudar a sus empleados a navegar estos tiempos difíciles. A medida que avanza la reintegración de la oficina, es crucial enfatizar que los empleadores tendrán que adaptarse a la nueva normalidad con los empleados para que las oficinas vuelvan a funcionar. Con esto en mente, comienza a pensar en cómo los equipos se organizarán y se comunicarán cuando algunos trabajadores estén en casa y otros en la oficina.

2. Alivia el estrés y alienta el bienestar laboral.

Lo primero que debes enseñar a tu equipo es que si alguien se siente enfermo o ha estado cerca de alguien que podría estar enfermo, debe quedarse en casa. Además, brinda a las personas que están en mayor riesgo o que viven con seres queridos que están en mayor riesgo la opción de continuar trabajando de forma remota. Ten en cuenta la salud y el bienestar para que tus empleados sepan que esta es una iniciativa que tú respaldas.

El estrés también es un elemento importante a tener en cuenta. ¿Sabía que, según el American Institute of Stress, el 83% de los estadounidenses experimenta estrés en el trabajo y el 41% de los trabajadores informa que el estrés los hace menos productivos? Además, casi el 70% de los trabajadores dicen que la pandemia de coronavirus ha sido el momento más estresante de su carrera. Las empresas deberían pensar en promover el pensamiento positivo, facilitar el trabajo desde casa cuando sea necesario y fomentar conexiones virtuales en respuesta a la pandemia. Alentar a los empleados a comenzar a adoptar prácticas saludables y un buen equilibrio trabajo-vida ayudará a aliviar el estrés y las frustraciones acumuladas.

3. Enfatizar el saneamiento en el lugar de trabajo.

A medida que algunos trabajadores comienzan a regresar a sus puestos regulares, creo que priorizar la prevención será importante. La mejora del saneamiento en el lugar de trabajo y la seguridad de la salud es algo que no debes pasarse por alto.

Asegúrate de referirte a las pautas compartidas por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, así como a seguir las pautas estatales y locales sobre máscaras y otros temas relacionados con la salud. Estos recursos guiarán a las empresas sobre lo que debe o no implementarse y ayudarán a informar las políticas de la compañía sobre equipos de protección personal, desinfectante de manos, separación en el lugar de trabajo y mantenimiento de la distancia.

Las empresas también pueden considerar implementar programas de limpieza más regulares para mejorar el saneamiento en el lugar de trabajo en áreas de alto tráfico, como cafeterías, refrigeradores y baños. Además, poner a disposición de los empleados desinfectantes para manos, máscaras y guantes es una gran práctica.

4. Recuerda que la comunicación es clave.

Después de finalizar los planes para un regreso seguro a la oficina, los líderes empresariales deben comunicar estos detalles pertinentes a sus empleados para infundir confianza en el regreso al trabajo. Mantente abierto a conversaciones sobre las preocupaciones de los empleados con respecto a la reintegración en el lugar de trabajo. Después de escucharlos cómo se sienten, toma en cuenta sus preocupaciones y discútelas con los gerentes y empleados.