6 tips para ahorrar dinero en la ropa de tus hijos

El crecimiento constante de los niños hace que el gasto en prendas pueda resultar costoso
6 tips para ahorrar dinero en la ropa de tus hijos
Aprovechar las ofertas de final de temporada es una opción para ahorrar en ropa infantil.
Foto: Bess Hamiti / Pexels

Uno de los mayores dolores de cabeza para los padres de familia en términos de economía doméstica es comprar una y otra y otra vez ropa para los niños, quienes crecen tan rápido que es muy difícil ver que una prenda se desgaste antes de que deje de quedarle a los hijos.

El dolor de cabeza se multiplica por el número de niños en la familia y por varios años esta situación se convierte en un tema de nunca acabar; sin embargo, hay opciones para ahorrar dinero suficiente con estos gastos y optimizar los recursos, así que te dejamos estos 6 consejos para adquirir la ropa de tus hijos sin gastar de más.

1. A la caza de ofertas

La gran mayoría de las tiendas suelen poner grandes ofertas en ropa para niños, por lo regular en los rincones de las tiendas para dejar que te enganches con otros precios antes de llegar hasta ahí; esto no es labor de un solo día, pero al final entrega sus recompensas en el ahorro.

2. Anticipar compras

En una época del desarrollo de los hijos en el que prácticamente experimentan crecimiento cada mes, es importante adelantarse a lo que necesitarán en el siguiente año y si vale la pena, no dejar pasar buenos precios aunque en el momento de la compra les quede más grande, en algún momento la prenda les quedará aunque permanezca guardada unos meses.

3. Compras fuera de temporada

Para la ropa de los niños, las adquisiciones de final de temporada suelen tener considerables descuentos que será importante tomar en cuenta. Aquí el secreto radica en adelantarse al crecimiento de los hijos y estimar que lo que hoy se compra podría usarse incluso hasta dentro de un año, así que habrá que anticipar e ir sobrado de tallas para que esto cumpla su cometido.

4. Reutilizar

Si se tiene más de un hijo y cuando la diferencia de edades no es mucha; guardar la ropa en buen estado del hermano o la hermana mayor para los que vienen atrás es una práctica muy común, pero esto no necesariamente tendría que limitarse a la familia directa, se puede extender a primos, amistades o incluso en pequeños círculos de relaciones como compañeros de escuela o vecinos.

5. Vender

La ropa de niños suele ser la que en mejores condiciones se encuentra una vez que ya no se utiliza por cuestión de tallas, así que sabiendo esto, el mercado del sector ha abierto canales a través de tiendas para que se puedan vender las prendas usadas, tanto físicamente, como en línea; esto te dará un recurso que puedes utilizar para seguir comprando, incluso también por este mismo sistema.

6. Canjear

Cada vez más tiendas se incorporan a campañas de recolección de prendas que abonan a la sostenibilidad de la ropa, ya sea con fines altruistas, de reciclaje textil o reconversión. En este sentido, cuando llevas tu ropa usada, las tiendas suelen dar a cambio cupones de descuento que podrás aplicar a tus nuevas compras.