8 de cada 10 americanos se pondría vacuna contra el coronavirus, pero crece la resistencia en los más jóvenes

Hay unanimidad acerca de quiénes deberían recibir la vacuna en primer término; las preferencias partidistas arrojan interesantes números en la encuesta de ABC News

Sandra Lindsay, una enfermera del Centro Médico Judío de Long Island, en Nueva York, recibe la vacuna contra el coronavirus el lunes por la mañana.
Sandra Lindsay, una enfermera del Centro Médico Judío de Long Island, en Nueva York, recibe la vacuna contra el coronavirus el lunes por la mañana.
Foto: MARK LENNIHAN / Getty Images

Con la distribución en marcha y la primera vacuna contra el coronavirus autorizada por el gobierno de camino a todo el país, una gran mayoría de estadounidenses recibiría la vacuna, según una nueva encuesta de ABC News / Ipsos publicada el lunes.

Más de ocho de cada 10 estadounidenses dicen que se pondrá la vacuna, el 40% dice que la tomará tan pronto como esté disponible y el 44% dice que esperaría un poco antes de recibirla.

Solo el 15% dijo que rechazaría la vacuna por completo en la nueva encuesta, que fue realizada por Ipsos en asociación con ABC News, lo que refleja la creciente confianza en la vacuna de rápido desarrollo, que podría marcar el tan esperado punto de inflexión en medio de la pandemia.

Entre los que han sido más afectados por la pandemia, el 45% dijo que recibiría la vacuna ahora. Los estadounidenses que no han contraído el virus o no conocen a alguien que lo haya contraído, solo el 30% dice que estaría dispuesto a vacunarse de inmediato.

La proporción de estadounidenses que desean recibir la vacuna contra el coronavirus cae drásticamente según las líneas demográficas, en particular por edad y nivel educativo. Si bien solo el 7% de los estadounidenses mayores de 65 años dicen que nunca serán vacunados contra el COVID-19, ese número aumenta al 20% entre las personas entre 18 y 29 años.

Mientras tanto, el 93% de los estadounidenses de edad avanzada están dispuestos a recibir la vacuna y 57% dicen que la recibirán de inmediato. El 80% de los adultos estadounidenses menores de 30 años están dispuestos a recibir la vacuna, pero es más probable que esperen (50%) en lugar de recibirla de inmediato (30%).

Los estadounidenses con niveles más altos de educación también están más dispuestos a vacunarse que aquellos con menos educación. Nueve de cada 10 estadounidenses con al menos una licenciatura están dispuestos a recibir la vacuna, mientras que solo el 80% de los que tienen un título de secundaria o menos dicen lo mismo.

Aquellos con un título de escuela secundaria o menos tienen más del doble de probabilidades de decir que nunca recibirían una vacuna en comparación con aquellos con títulos de licenciatura o más, 20% a 9%.

Las preferencias políticas también influyen en la perspectiva del público sobre una vacuna. Un 26% de los republicanos consultados dijo que nunca se pondría la vacuna contra el coronavirus, contra el 6% de los demócratas y el 14% de los independientes.

Casi el doble de demócratas (49%) dicen estar dispuestos a recibir la vacuna de inmediato que los republicanos (28%); poco más de cuatro de cada 10 independientes (42%) dicen lo mismo. Pero la posibilidad de vacunarse en el futuro va más allá de las preferencias partidistas. Un 45% de demócratas, republicanos e independientes dijeron que preferirían esperar antes de vacunarse.

Los estadounidenses tienen una opinión mucho más homogénea sobre quiénes deberían ser los primeros en administrarse el antídoto. Una clara mayoría de ciudadanos (91%) cree que los trabajadores de la salud deberían ser los primeros en la fila.

Casi la mitad de los encuestados cree que los estudiantes (48%) y el estadounidense promedio similar a ellos (44%) deberían tener una prioridad media.

Los estadounidenses, sin embargo, son mucho más escépticos sobre las vacunas obligatorias. Aproximadamente cuatro de cada 10 creen que los estados deberían exigir que las personas se vacunen antes de regresar al trabajo o la escuela, en comparación con el 61% que no está de acuerdo.

No es sorprendente que sea una pregunta que evoca divisiones partidistas, con casi tres de cada cuatro republicanos en contra de tal mandato, en comparación con menos de la mitad de los demócratas (45%). Los independientes se acercan más a los republicanos, con un 63% que se opone a las vacunas obligatorias.