Amazon usaría antiguas tiendas de Sears y JC Penney como centros logísticos

La multinacional quiere crear más centros de distribución para satisfacer la creciente demanda de sus clientes

Amazon usaría antiguas tiendas de Sears y JC Penney como centros logísticos
Aquí podría haber un nuevo centro de distribución de Amazon.
Foto: Justin Sullivan / Getty Images

El gigante del comercio en línea no deja pasar ninguna oportunidad. Amazon considera hacerse de algunos viejos centros comerciales que han cerrado para usarlos como centros logísticos.

Se trataría sobre todo de antiguos espacios utilizados por J.C. Penney y Sears, para los cuales no hay otra solución a corto y mediano plazo.

La compañía fundada por Jeff Bezos ha iniciado las conversaciones con Simon Property Group, el mayor propietario de centros comerciales en Estados Unidos, reportó The Wall Street Jornal, que cita una persona familiarizada con las negociaciones. Simon Property Group controla unos 204 centros comerciales en todo el país.

La apertura de estos nuevos centros logísticos le facilitaría al gigante del comercio minorista de Seattle más espacio de almacenamiento y la posibilidad de estar cada vez más cerca de los consumidores, con el beneficio de la agilización de los tiempos de entrega.

Pero no es la primera vez. Amazon tiene un historial de buscar centros comerciales en desuso para reconvertirlos en almacenes y centros logísticos.

En junio pasado, J.C. Penney anunció que cerrará 154 tiendas este verano. Sears, por su parte, se había pronunciado en noviembre de 2019 sobre sus planes de cierre de 96 tiendas (incluidas algunas tiendas de Kmart).

Ambas compañías componen la extensa lista de las empresas que se han declarado en quiebra en los últimos meses.

“Para reemplazar a los grandes almacenes, los dueños de los centros comerciales consideraron hacerlo con escuelas, consultorios médicos y centros de atención a personas mayores”, explicó Camille Renshaw, directora ejecutiva de B+E, una firma de corretaje de inversiones en bienes raíces. “Con la pandemia actual, lo único que queda ahora es lo industrial”.

De acuerdo con una nota en el portal CNBC, Amazon recibió elogios al principio de la pandemia luego de su contratación de 175,000 nuevos empleados y tras aprobar el pago a los trabajadores de dos dólares adicionales por hora, a fin de atender a la creciente demanda y buscar incentivos para los empleados que trabajan bajo el estrés de la pandemia.

Sin embargo, a pesar de su reputación de ser rápida en las entregas a domicilio, la compañía ha presentado problemas para mantenerse al día. El astronómico aumento de los pedidos ha sido la causa principal de esta situación.

En la actualidad, entregas que antes tardaban dos días o menos, ahora pueden tardar una semana o más. En paralelo, Amazon ha reconocido la ausencia de algunos productos de alta demanda en estos tiempos, como el papel higiénico y los aerosoles desinfectantes.