Así es el programa clave de la administración Biden para ayudar a la industria restaurantera

Antes de la pandemia de COVID-19, la industria de restaurantes y bares era uno de los sectores de más rápido crecimiento de la economía estadounidense y en 2019 aportó el 2.3% del PIB

Poco a poco los restaurantes comienzan a abrir sus puertas en todo el país.
Poco a poco los restaurantes comienzan a abrir sus puertas en todo el país.
Foto: Spencer Platt / Getty Images

La administración Biden sabe de la importancia de la industria restaurantera para la economía del país, por eso, a través del Plan de Rescate Estadounidense lanzó el Fondo de Revitalización de Restaurantes (RFF), un programa de $28,600 millones de dólares para apoyar al sector.

De acuerdo con números de la Casa Blanca, en los dos primeros días del programa 186,200 restaurantes, bares y otras empresas elegibles solicitaron ayuda. De todas las solicitudes, 97,600 provinieron de negocios propiedad de mujeres (46,400), veteranos (4,200), personas de minorías o sectores desfavorecidos (30,800) o alguna combinación de las tres (16,200).

Pero hay otros datos relevantes: 61,700 solicitudes fueron de empresas que ganaban menos de $500,000 dólares anuales antes de la pandemia, lo que representa algunos de los restaurantes y bares más pequeños de Estados Unidos.

Según el RRF, los restaurantes y bares son elegibles para subvenciones equivalentes a la pérdida de ingresos relacionada con la pandemia, con un límite de $10 millones de dólares por negocio y $5 millones por ubicación. Los fondos están disponibles para ciertos usos elegibles, como pagar la nómina y el alquiler.

Si bien todas las pequeñas empresas pueden postularse, durante los primeros 21 días del programa tienen prioridad las pequeñas empresas que sean propiedad de mujeres, veteranos y personas en desventaja social y económica. Después de los 21 días, todas las solicitudes elegibles serán financiadas.

Además del RRF, en sus primeros 100 días, la administración Biden aprobó $31,000 millones en préstamos del Programa de Protección de Nómina (PPP), $438 millones en Préstamos para Desastres por Daños Económicos COVID-19 y más de $29 millones en subvenciones Anticipadas de EIDL dirigidas a restaurantes y bares de todo el país.

La industria de los restaurantes ha agregado 450,000 puestos de trabajo desde enero. La proporción de propietarios de restaurantes y bares que planean contratar personal en los próximos seis meses casi se ha duplicado, de solo el 30 por ciento en enero a más del 57 por ciento a mediados de abril. Los establecimientos
que han vuelto a sus operaciones normales ha crecido del 17% a más del 26 por ciento.

Desafortunadamente, muchos restaurantes y bares permanecen parcialmente cerrados, con ingresos reducidos y una deuda significativa relacionada con la pandemia. Con el nuevo programa, la administración Biden dará prioridad a las empresas más afectadas para que puedan mantener sus puertas abiertas.

Importancia vital

Antes de la pandemia de COVID-19, la industria de restaurantes y bares era uno de los sectores de más rápido crecimiento de la economía estadounidense. De 2009 a 2019, creció en un 19%, de 548,000 establecimientos a 654,000 establecimientos. Durante ese mismo periodo, el empleo creció un 28% (unos 2.7 millones de puestos de trabajo) y pasó de 9.4 a 12 millones de empleados. Esa década las ventas minoristas anuales de la industria pasaron de $453,000 millones a $774,000, lo que para 2019 representó el 2.3% del PIB del país.