Cinco cosas que han cambiado en la compra de alimentos durante la pandemia

En el regreso a la nueva normalidad, hay muchas cosas a las que los consumidores tendrán que acostumbrarse

Cinco cosas que han cambiado en la compra de alimentos durante la pandemia
En el regreso a la nueva normalidad, hasta los hábitos de compras cambiarán.
Foto: Steve Buissinne / Pixabay

El negocio de la venta de comestibles ha cambiado drásticamente desde que la pandemia de coronavirus se apoderó de los Estados Unidos, lo que provocó el cierre de muchos restaurantes y las instalaciones de servicio de alimentos en las escuelas. Aquí hay cinco cosas que han cambiado en las tiendas de comestibles:

Los precios son más altos

La demanda sin precedentes, más los problemas de producción, especialmente en las plantas de carne, así como los costos de cambiar rápidamente al comercio electrónico y equipar a las tiendas y empleados con protectores de plástico, máscaras y productos desinfectantes, han agregado costos al negocio. Además, los fabricantes no han visto la necesidad de ofrecer descuentos para productos que salen de las tiendas. Los precios más altos generalmente se han estabilizado a medida que la industria ha absorbido los costos adicionales, pero es probable que persistan hasta 2020.

Artículos perecederos, los más populares

A medida que más personas se quedaron en casa, los consumidores compraron más productos perecederos, como frutas, verduras, carne, mariscos y productos lácteos. Las fresas, arándanos, frambuesas, también incrementaron su venta. Las compras de pánico que caracterizaron el comienzo de la pandemia ha disminuido en gran medida.

Los consumidores se consienten

Los bocadillos, el chocolate de lujo y las golosinas congeladas se han vendido muy bien, señala Rick Shea, presidente de Shea Food Consultants, una firma consultora de comestibles y bienes de consumo de Minneapolis, Minnesota. “Los consumidores buscan complacerse”, agrega Shea. “Las meriendas aumentaron dramáticamente porque los consumidores pasan más tiempo en casa. Es un poco de lujo”.

Menos opciones

La gente de la industria de comestibles ha notado una tendencia entre los fabricantes que han reducido o eliminado la producción de aquellos artículos que no son los más vendidos. Queda por ver si esa tendencia permanece. Hay poca o casi ninguna escasez, salvo algunos artículos de limpieza en algunas tiendas. Los consumidores pueden adquiriri lo que necesitan, pero es posible que no lo encuentren en el tamaño, sabor o variedad particular que buscan.

Compras en línea

Incluso si se desarrolla una vacuna contra COVID-19 y se administra rápidamente a toda la población, se ha generado una sensación de cautela entre los más vulnerables a enfermarse. Es probable que esas personas hayan cambiado sus hábitos de forma permanente y comprarán comestibles utilizando el menor contacto humano posible. Otros han descubierto la conveniencia de realizar pedidos y entregas o recogidas en línea, y se mantendrán firmes. Ese cambio en los negocios ha creado cientos de nuevos empleos en la industria de comestibles.