Cómo afecta a los restaurantes del país la escasez de pollo a nivel nacional

En febrero de 2021, una ola polar arrasó Texas y provocó la muerte de miles de aves. Los efectos de ese problema en la cadena de suministro se han disparado ahora

Popeyes es una de las cadenas de venta de pollo más populares.
Popeyes es una de las cadenas de venta de pollo más populares.
Foto: Joe Raedle / Getty Images

El cierre de restaurantes por la pandemia de coronavirus dejó a millones de personas sin dos de sus alimentos favoritos: las alitas y el sandwich de pollo. Después, las fuertes nevadas que azotaron Texas en febrero afectaron la producción de aves y con el relajamiento de las medidas sanitarias, miles de estadounidenses salieron a comer fuera de casa, lo que ha provocado una escasez de pollo en los Estados Unidos.

La escasez de pollo ha ejercido una presión financiera extra sobre los propietarios de restaurantes, que deben aumentar los precios de sus alitas para igualar el precio del mercado o mantenerlos y sufrir un impacto en los ingresos.

Timothy Witcher, copropietario y chef de The Wing Kitchen, con tiendas en Turnersville y Glassboro, dijo que los precios de las alitas de pollo han aumentado casi un 50% en los últimos meses, por lo que que tuvieron que subir el precio en sus restaurantes varias veces durante el último mes.

“La demanda de alas es realmente fuerte en este momento”, dijo Isaac Olvera, economista líder en alimentos y agricultura de la empresa ArrowStream, que se especializa en la cadena de suministro de servicios de alimentos.

Las alas en el noreste cuestan ahora alrededor de $3 dólares por libra, dijo Olvera. El año pasado, los precios oscilaron entre $1.50 y $ 1.70 por libra. Las ofertas de pollo cuestan $2.10 la libra, dos veces más caras que el año pasado. Y la carne de pechuga cuesta casi $2 la libra, su máximo en varios años.

“En todos los años que he estado haciendo alitas, nunca había visto este tipo de precios”, dijo Bruno Pascale, propietario de Marley’s Gotham Grill en Hackettstown. “Cuando comencé hace 40 años, las alas costaban 27 centavos la libra”.

¿Un snack de moda?

Por lo general, la demanda de alas alcanza su punto máximo en fechas como el Super Bowl, March Madness y otros eventos deportivos como las peleas de MMA.

“A partir de diciembre y hasta enero, hay un aumento constante cada semana antes del Super Bowl”, dijo Tom Dunphy, propietario de Mutiny BBQ Company, con sede en Asbury Park. “Normalmente los precios vuelven a bajar. Pero hora no lo han hecho, simplemente siguieron subiendo”.

¿Por qué? En agosto de 2019, Popeyes lanzó su popular sándwich de pollo, tan popular que se agotó durante semanas en cientos de tiendas. Otras cadenas de comida rápida tomaron nota.

McDonald’s lanzó sándwiches de pollo nuevos y mejorados, al igual que KFC. Ambas cadenas han informado que la demanda de sus sándwiches ha sido alta. Luego, la popularidad de la comida para llevar se disparó debido a la pandemia: los restaurantes cerraron y comprar comida para llevar era la única opción.

En febrero de 2021, una ola polar arrasó Texas y provocó la muerte de miles de aves. Los efectos de ese problema en la cadena de suministro se han disparado ahora.

También alimenta el furor por las alitas de pollo la creciente popularidad de las cadenas de restaurantes, incluidos Applebee’s, Chili’s y Red Robin, que se especializan en alitas de pollo.

El Consejo Nacional del Pollo informó que las ventas de alitas en restaurantes aumentaron un 7% en 2020 en comparación con 2019. Las ventas minoristas de alitas también se dispararon un 10.3% y las ventas de alitas congeladas en las tiendas de comestibles aumentaron un 37.2%.

“La gente está empezando a asar a la parrilla”, dijo Olvera. “Se vacuna a más personas, los restaurantes están reabriendo con mayores límites de capacidad. El gusto por el pollo se expande en todos los ámbitos”.

Marley’s Gotham Grill vende entre 2,400 y 2,900 alitas por día, lo que genera alrededor del 80% de las ventas totales del restaurante. Hace unos meses, Marley’s pagaba alrededor de 32 centavos por ala. Ahora pagan unos 57 centavos por cada pieza. Eso es más de un 56% de aumento.

Sin embargo, por el momento, Pascale no planea aumentar los $15.95 que cuesta una docena, aunque podría cambiar de opinión si los precios continúan subiendo.

“Probablemente esté perdiendo dinero por las salsas y el empaque o las bolsas para llevar, pero estoy tratando de soportar la peor parte”, dijo Pascale. “Son tiempos difíciles para todos”.

Los precios de las alitas y el pollo continuarán altos en un futuro previsible, dijo Olvera. Los criadores de pollos se han mostrado reacios a aumentar la producción de pollos para satisfacer la demanda, ya que el mercado de alimentos puede ser muy volátil.

Pascale, de Marley’s Gotham Grill, sin embargo, es optimista.

“Creo que una vez que las cosas comiencen a abrirse nuevamente, los precios de las alas comenzarán a mejorar, tal vez a fines del verano. Son circunstancias imprevistas que a veces suceden”.