Cómo el nuevo paquete de estímulo económico también ayudará a la alimentación de las familias estadounidenses

El proyecto incluye $13 billones de dólares para el Programa de Asistencia de Nutrición Suplementaria (SNAP) y otros beneficios de nutrición infantil

Los bancos de alimentos también recibirán los beneficios del paquete de estímulo económico.
Los bancos de alimentos también recibirán los beneficios del paquete de estímulo económico.
Foto: Scott Olson / Getty Images

El paquete de estímulo económico de $900 billones de dólares que el Congreso acordó el domingo, también dará más dinero en beneficios nutricionales para las familias vulnerables que luchan en medio de la pandemia del coronavirus.

Se espera que el proyecto incluya $13 billones de dólares para el Programa de Asistencia de Nutrición Suplementaria (SNAP) y otros beneficios de nutrición infantil.

Además, el proyecto de ley aumentará los beneficios de SNAP en un 15% durante seis meses para todos los participantes y excluye que la compensación por desempleo cuente como ingresos para la elegibilidad para el programa. También proporciona fondos para apoyar a los bancos de alimentos y a las personas mayores, según un comunicado de la senadora Debbie Stabenow, demócrata por Michigan, miembro de mayor rango del Comité Senatorial de Agricultura, Nutrición y Silvicultura.

Si bien los beneficios del SNAP no expiraban a fines de año, como sucedió con algunos beneficios de desempleo, es probable que los fondos adicionales aseguren que continúen las asignaciones ampliadas. Durante la pandemia, SNAP aumentó las asignaciones para las familias a través de asistencia de emergencia, dando más alimentos a quienes calificaron para el beneficio.

“Este alivio seguramente ayudará a las familias que luchan por cubrir sus gastos básicos en este momento”, dijo Diane Whitmore Schanzenbach, directora y miembro del Instituto de Investigación de Políticas de la Universidad Northwestern.

“El aumento es una gran noticia”, dijo Elaine Waxman, investigadora principal del centro de políticas de ingresos y beneficios del Urban Institute, y agregó que casi el 40% de los hogares de SNAP ya eran elegibles para el beneficio máximo antes de la pandemia. “El aumento anterior no aumentó los beneficios para los hogares más vulnerables, por lo que han pasado nueve meses de una pandemia y el aumento de los precios de los alimentos sin apoyo adicional”, dijo.

De cara al futuro, tanto a Wheitmore Schanzenbach como a Waxman les gustaría que la política se extendiera aún más y se incluyera en los próximos proyectos de ley.

“La parte preocupante es que el aumento parece que será solo por unos meses, lo cual no será suficiente para los hogares con inseguridad alimentaria, que lucharán esta recesión durante mucho tiempo”, dijo Waxman.

SNAP es un derecho importante para millones de familias, incluidas aquellas con niños que enfrentan la inseguridad alimentaria en medio de la pandemia. SNAP tiene reglas de elegibilidad, pero ningún requisito de trabajo para recibir ayuda, lo que hace posible que las personas desempleadas obtengan beneficios si califican. Las personas pueden solicitar SNAP desde el estado donde viven.