Cómo encontrar trabajo cuando tienes antecedentes penales

Aunque parece un verdadero reto, ahora te contamos por qué conseguir empleo no es una tarea tan difícil

Tus antecedentes penales no pueden ser el centro de tu entrevista. Mejor destaca tu educación, capacitación, o cursos que tengas relacionado con el puesto que estás solicitando.
Tus antecedentes penales no pueden ser el centro de tu entrevista. Mejor destaca tu educación, capacitación, o cursos que tengas relacionado con el puesto que estás solicitando.
Foto: Pexels

Si buscar trabajo es una tarea muy difícil y estresante incluso para el candidato más calificado, hay otras circunstancias complicadas que pueden hacer que esta búsqueda sea más intimidante. Pero esto no significa que no vas a tener éxito.

Cuando tienes antecedentes penales y estás en un proceso de reclutamiento, no deberías tener preocupación anticipada por tener que hablar del tema, ya que hay algunos pasos a seguir para abordarlo con cuidado y sin llegar a perder tus posibilidades de lograr ese empleo.

1. Lo que no debes hacer
Uno de los primeros consejos es sobre lo que no debes hacer en este proceso, y es que no renuncies a decirle a tu potencial empleador sobre tu historial criminal cuando te pregunten al respecto. No mientas, en algún momento podría salir a la luz la verdad y esto te costará de inmediato que no te contraten o incluso si te contratan pues que luego te despidan. La honestidad desde el inicio demuestra que tienes cualidades deseables.

2. La forma correcta de abordarlo
Hay dos formas diferentes de revelar tu historial, ya sea en el formulario de solicitud o en persona durante tu entrevista. Es claro que los temas delicados, como tener antecedentes penales, es mejor que se revelen en persona pero, si decides ponerlo en el formulario, podrías agregar que estás abierto a comentarlo con mejor detalle en una entrevista.

Si lo abordas en la entrevista, es importante que seas honesto y directo pero no compartas demasiada información si tu entrevistador no necesita conocer los detalles. Muestra en la entrevista que has aprendido de tus errores, incluso comenta cómo has corregido esos errores rumbo a un mejor camino en la vida. Brinda referencias de carácter (como empleadores anteriores, maestros o incluso su oficial de libertad condicional) que puedan dar fe de tu progreso.

3. Concéntrate en tus habilidades, experiencia y capacitación
Tus antecedentes penales no pueden ser el centro de tu entrevista. Mejor destaca tu educación, capacitación, o cursos que tengas relacionado con el puesto que estás solicitando para que tu reclutador sepa de tu perfil como trabajador.

4. Ve de a poco hasta llegar a la cima
Aunque parece un verdadero reto, conseguir trabajo no es tan difícil. Sobre todo busca empleos con los que puedas reiniciar de a poco hasta progresar. Ningún trabajo es pequeño y tu referencias laborales podrían ayudarte a encontrar mejores puestos en el futuro.

5. Aprovecha los recursos locales
Qué tal preguntar en tu localidad sobre recursos disponibles o programas diseñados para ayudar a ex convictos a encontrar trabajo. Si bien puede parecer vergonzoso o incómodo pedir ayuda para encontrar trabajo, no debe dejar que su ego se interponga en su camino. Como dijimos anteriormente, cualquier trabajo es mejor que ningún trabajo, y si hay una manera de aumentar sus posibilidades de encontrar un empleo de buena reputación, no la desperdicie.