¿Cómo es el agresivo plan recaudatorio de la administración Biden que ayudará a la recuperación económica?

La Casa Blanca ha sido muy cuidadosa en hablar de un impuesto a la riqueza, pero sí parece apuntar hacia las grandes corporaciones y los estadounidenses más ricos

El presidente Biden se comprometió a no subir los impuestos a quienes ganaran menos de $400,000 dólares anuales.
El presidente Biden se comprometió a no subir los impuestos a quienes ganaran menos de $400,000 dólares anuales.
Foto: Alex Wong / Getty Images

Con el objeto de sustentar su programa de recuperación económica a largo plazo, tras la aprobación del paquete de estímulo de $1.9 trillones de dólares para enfrentar la crisis provocada por el coronavirus, el presidente Joe Biden planea el mayor aumento de impuestos en casi 30 años para ayudar a la recuperación económica.

La reforma fiscal tocará a los más ricos y a las grandes corporaciones y modificará la ley fiscal aprobada por Trump en 2017. Será el primer aumento importante de impuestos federales desde 1993.

La Casa Blanca ha sido muy cuidadosa en hablar de un impuesto a la riqueza, como propuso la senadora demócrata Elizabeth Warren, pero sí parece apuntar hacia las grandes corporaciones y los estadounidenses más ricos, tal y como prometió el presidente durante su campaña.

Biden se comprometió a no subir los impuestos a quienes ganaran menos de $400,000 dólares anuales, aunque es probable que el aumento a las recaudaciones incluya la derogación de algunos aspectos de la ley fiscal de 2017 del expresidente Donald Trump, que beneficia a las corporaciones y a los más ricos.

Estas son algunas de las propuestas que estarían en consideración para la siguiente reforma:

Aumentar el impuesto a las sociedades del 21% al 28%.

Reducir las preferencias fiscales para las “empresas de paso”, como las sociedades de responsabilidad limitada o las asociaciones.

Aumentar el impuesto sobre la renta a las personas que ganan más de $400,000 dólares anuales.

Ampliar el alcance del impuesto sobre el patrimonio.

Una tasa impositiva más alta sobre las ganancias de capital para las personas que ganen al menos $1 millón de dólares al año.

A diferencia del paquete de estímulo firmado el jueves por Biden, la próxima iniciativa no dependerá sólo de la deuda pública como fuente de financiación y dado que cada exención y crédito fiscal tiene un grupo de presión que lo respalda, modificar las tasas de recaudación tiene sus riesgos políticos. Esto explica porqué el aumento de impuestos de la reforma de 1993 firmada por Bill Clinton es el más grande hasta ahora.

Los cambios previstos por la administración Biden son una oportunidad no sólo para financiar iniciativas clave como las de infraestructura y la ampliación de la ayuda a millones de personas pobres, sino también para abordar las desigualdades en el propio sistema fiscal y que la pandemia han puesto al descubierto.

Con información de Bloomberg

También te puede interesar:

Declaración de impuestos: 12 deducciones fiscales que no sabías que podías hacer

Si presento mi declaración de impuestos después del 15 de abril, ¿me afecta en la entrega del tercer cheque de estímulo?