Cómo lidiar con las interrupciones de tus hijos mientras trabajas en casa

Así como tus compañeros de trabajo saben que tienes un hijo, tu pequeño debe saber lo que implica tu jornada laboral

Cómo lidiar con las interrupciones de tus hijos mientras trabajas en casa
Trata de controlar la situación desde antes que te sientes frente a la computadora, es decir si va a jugar o a comer, que tenga todo al alcance para que no tenga que buscarte.
Foto: Pixabay

El empleo en casa es una bendición en estos tiempos, muchas personas confirman que les ha dado la posibilidad de equilibrar su vida persona y profesional. Sin embargo no todo es color de rosa, las interrupciones de los hijos son el gran enemigo de los trabajadores, pero para eso existen algunas formas para lidiar con ello.

A diferencia de las distracciones en el lugar de trabajo, donde los compañeros pueden comenzar una charla en cualquier momento sobre música, problemas del tráfico o el clima, tus hijos no entienden que cuando estás enfocado en tu labor no deberían hablarte. Entonces, ¿cómo lidiar con esto? Checa estos consejos, sugeridos por FlexJobs.

1. Maneja las expectativas
La vida laboral en casa es asunto del padre, pero también puede ayudar el hijo que comprende la situación. Deja las cosas en claro desde antes, pídele a tu hijo que no te interrumpa cuando estás trabajando o incluso en videollamada a menos que sea una situación de emergencia.

Trata de controlar la situación desde antes que te sientes frente a la computadora, es decir si va a jugar o a comer, que tenga todo al alcance para que no tenga que buscarte. Si estás en videochat y te busca por una cosa sencilla, ignóralo. Cuando termine tu llamada, aclara de nuevo la regla sobre no interrumpirte y aliéntalo a que lo resuelva por sí mismo.

2. Todos son un equipo
Hay muchos niños que entienden perfecto la pandemia y el por qué trabajas desde casa. En ese tenor, diles que todos son un equipo y que todos deben trabajar juntos en favor de la familia.

Su labor será ayudarte en no interrumpirte, para que tú puedas apoyarlos al terminar tus funciones. Todos son parte del equipo y se tienen unos a otros cuando se necesiten, alentarlos a este ambiente será muy bueno para ti.

3. Respalda las palabras con acciones
Si tienes que atender una llamada, puedes hacerlo en una habitación exclusiva para eso. Pega un letrero que diga, “Llamada en curso”, para que los niños no olviden que cuando ese letrero está a la vista es porque es el momento de no interrumpirte. A los niños hay que recordarles visualmente las reglas, sin duda este truco te ayudará la próxima vez.

4. Agenda las “interrupciones”
Tal como sucede con los niños en la escuela, haz lo posible por tener horarios para todo su día. Dile que de 9 a 11 vas a estar frente a tu computadora y que por favor haga lo posible por no interrumpirte. Después te das un receso y en ese tiempo puede preguntarte o pedirte lo que necesite.

Luego de 1 a 3, vuelve la jornada de trabajo y en ese nuevo lapso puede aprovecharla para leer un libro, ver televisión o jugar con los videojuegos. Ve descubriendo qué cosas funcionan mejor para todos.

5. La práctica hace al maestro
Haz algunos simulacros en fin de semana para que tu hijo vaya comprendiendo lo del silencio, los carteles de avisos de llamada o las interrupciones. Cuanto más a menudo refuerces los comportamientos que son y no son aceptables, más éxito tendrán durante la semana laboral.

6. Prepara a la familia
Así como tus compañeros de trabajo saben que tienes un hijo al que estás cuidando en tus horas de trabajo, así tu pequeño debe saber que vas a comenzar tu jornada laboral.

Para eso puede advertir el inicio de una reunión o llamada con dos minutos de anticipación para que sepa qué debe hacer. Darle esta advertencia le da tiempo de prepararse y saber en qué ocuparse en este momento sin tu atención.