Cómo negociar con tu seguro para que te pague si estuviste en un accidente de auto

Involucrarse en un percance vehicular puede resultar en una experiencia más desagradable si además la aseguradora no resuelve cubrir los gastos necesarios para solventar los daños materiales que se desprendan

Contar con la información suficiente de la póliza es clave para el reclamo del pago de seguro.
Contar con la información suficiente de la póliza es clave para el reclamo del pago de seguro.
Foto: Pixel Mixer / Pixabay

Sufrir un accidente vehicular implica una experiencia que por desgracia no siempre se limita a los daños materiales, sin embargo, al momento de realizar el recuento de las pérdidas, es importante contar con la información suficiente respecto al seguro de autos para custodiar que la cobertura sea lo que se espera de ella con base a la póliza contratada y las afectaciones que resulten del percance estén debidamente atendidas.

En los Estados Unidos, las aseguradoras de autos se regulan de acuerdo a las leyes estatales, mismas que fijan las reglas con los requisitos mínimos que los propietarios de automóviles deben cumplir y que en su mayoría exigen una responsabilidad civil sobre daños a terceros, a la que se le puede incorporar incluso cobertura por robo o pérdida total del vehículo, mismas que involucran distintos tasas de deducibles y que al final fijan el monto del seguro.

Así, con este universo de variables, es necesario saber los elementos básicos del producto que se ha contratado, para conocer la protección real del seguro.

Te puede interesar: Netflix deja en suspenso sus medidas para frenar el uso de cuentas compartidas

1.- Tipo de póliza

Lo primero que se debe tomar en cuenta y sobre lo cual tener pleno conocimiento es del tipo de póliza que se tiene y tanto la cobertura como las condiciones que esto implica, por lo que sobre esta base se deciden los derechos y obligaciones de las partes al momento de utilizar el seguro ante un percance, por lo que la recomendación es que antes de contratar con las aseguradoras, se haga un ejercicio previo de comparación de las compañías.

2.- Ajustador

Al momento de enfrentarse a algún percance, es importante saber que el representante de la aseguradora acuda al lugar, conocido como ajustador, será el encargado de valorar los daños y determinar la cantidad a pagar por los daños; sin embargo, se debe tomar en cuenta que su función siempre será buscar la mayor cantidad de elementos posibles para justificar un menor pago de la compañía.

3.- Cotizar por su cuenta

Una vez que se tiene claro que la función del ajustador será encontrar los motivos para pagar menos, es importante tener una noción de la cantidad indemnización que se desprenda tanto por temas de daños materiales, reparaciones y si fuera necesario, gastos médicos, así que es recomendable reunir algún documento que respalde el costo real a cubrir, más allá del ofrecido por el ajustador.

4.- No aceptar la primera oferta

Casi por regla por parte de los ajustadores, la primera oferta de pago a los daños estará por debajo de los costos reales, así que invariablemente se debe negar a la cantidad que se ofrece al inicio y de ahí partir a un proceso de negociación respaldando los elementos de la negativa para buscar una indemnización justa.

5.- Paciencia

La angustia y la desesperación de haberse involucrado en un percance vial que implique la intervención del seguro pueden ser elementos en contra en el proceso de negociación, por lo que es primordial mantener la calma y no dejarse presionar por parte del perito hasta no firmar el acuerdo que se considere justo.