Cómo no caer en gastar más de lo que en realidad tienes “por darte los gustos”, si consigues un buen salario

Busca el justo equilibrio entre tus finanzas y tus gastos
Cómo no caer en gastar más de lo que en realidad tienes “por darte los gustos”, si consigues un buen salario
Ir una "terapia de compras" de vez en cuando es válido cuando tus ingresos aumentaron, pero ¿hacerlo cada fin de semana?
Foto: Stock Snap / Pixabay

Tantos años de esfuerzo en tu trabajo y por fin recibes un aumento. Festejas con tu pareja, te permites renovar tu guardarropa, el ascenso no puede verte con los mismos trapos, cenas en un restaurante lujoso y procuras pasarla bien. Es momento de felicidad y celebrar. Pasan los meses y sin percatarte sigues igual, no te alcanza para nada y llegas sufriendo a fin de mes esperando cobrar tu siguiente ingreso para estar más tranquilo. Sin hacerlo consciente, has caído en la espiral del estilo de vida progresivo en el que no encuentras el equilibrio a pesar de haber obtenido algunos cientos de dólares más.

¿Qué es el estilo de vida progresivo?

El estilo de vida progresivo o mejor conocido como Lifestyle Creep, tal como lo señala GOBankingRates, ocurre cuando el nivel de vida de las personas mejora a medida que aumenta su ingreso discrecional. Sucede gradualmente. Pero el problema es que al ganar más, gastas más, y entras a una espiral sin fin donde buscas ganar más para gastar más y el ciclo se repite.

La trampa de este estilo de vida se basa en que el trabajador justifica sus acciones de compra con base en su nueva situación económica, sin percatarse que se inmiscuye en una situación de muy difícil retorno.

¿En qué se gasta en este estilo de vida?

Estos son los rubros más usuales en los que la gente que recibe un aumento comienza a perder su dinero porque le parece lo “más adecuado”, a pesar de que siga sufriendo a fin de mes:

  • Comprar un auto. Tal vez crees que este nuevo ascenso requiere de un automóvil que indique tu reciente posición, pero deberías preguntarte qué tan necesario realmente es.
  • Comer fuera de casa con frecuencia. Comienzas por una salida fortuita, pero posteriormente no quieres preparar comida en casa ningún día y cualquier pretexto es bueno para comer fuera. Éste es uno de los rubros en los que más fácil se va el dinero.
  • Hábitos costosos. Antes te preparabas tu café en casa, ahora no puedes vivir sin pasar a un Starbucks por tu dotación de café matutina. Y éste puede ser uno de los tantos nuevos gastos que puedes agregar para que formen parte de tu nueva vida cotidiana.
  • Comprar o alquilar una casa más grande. Al igual que un auto, debes preguntarte qué tan necesario es tener un apartamento de muchas habitaciones cuando sólo eres tú o tu pareja.
  • Comprar almuerzo. Uno de los mayores gastos en los que caen las personas en su trabajo, aunque no hayan tenido un ascenso, es en salir a comer con los compañeros. Porque es posible que de siete días a la semana, pases cinco con ellos.
  • No ahorrar. Es un grave error que no aumentes tus aportaciones al ahorro cuando has tenido un aumento.

¿Cómo evitar gastar de más?

Aquí algunos consejos que puedes hacer para evitar que tus gastos no vayan de la mano con el aumento de tus ingresos:

  1. Ten metas claras. Fíjate metas financieras a largo plazo y siempre tenlas presente. Ahora que aumentaste tus ingresos, tienes la gran oportunidad de ahorrar por objetivos más grandes y a largo plazo como lo es comprar una casa o viajar por el mundo.
  2. Una nueva oportunidad al ahorro. Aunado al punto anterior, lo importante es tratar de mantener el mismo estilo de vida de siempre, con la ventaja de que ahora no llegues con el cinturón apretado cada fin de mes, pero más que puedas abonar mayor cantidad a tus ahorros, sea para un fondo de emergencia o jubilación.
  3. Presupuesta grandes gastos. Tener más dinero no tiene que ser sinónimo de nuevas cosas, sino de mejorar las que ya tienes. Si piensas en tu casa, cambiarla por una más grande puede ser un dolor de cabeza, mejor contemplar y hacer cuentas de cuánto saldría una renovación que puedas hacer paso a paso y sin presión, a tu tiempo.
  4. No te pongas cadenas. Tampoco estamos diciendo que no es válido darse gustos de vez en cuando, pero justificarlos tal cual fueran una necesidad, ése es el problema. Puedes también presupuestar una cierta cantidad cada mes exclusivamente para darte un regalo o realizar otro tipo de compras que signifiquen un mejor estilo de vida para ti.

Es válido que la emoción te gane y comiences a gastar de más, incluso podríamos decir que es hasta natural; pero después de un tiempo, debes realizar ajustes para no quedarte en un círculo vicioso sin salida que sólo sangra tu cartera.

También te puede interesar: