Cómo puede sobrevivir la industria del fitness antes de desaparecer a causa de la pandemia

Aunque antes del coronavirus ya existían las clases virtuales, estas han sido la mejor solución para mantener los ingresos de los empresarios

Cómo puede sobrevivir la industria del fitness antes de desaparecer a causa de la pandemia
Para obtener algunas ganancias, una de las primeras acciones de estos negocios fue aumentar los entrenamientos virtuales.
Foto: Pexels

El ejercicio es salud, es una válvula de escape para el estrés y para muchos en los gimnasios también fue un medio de socialización antes del coronavirus, pero ahora los entrenamientos en el hogar se convirtieron en solución permanente para la industrial del fitness en la espera de renovarse para no morir.

Muchos empresarios dueños de gimnasios han tenido grandes problemas para reactivar sus locales en medio de la crisis sanitaria. En algunos lugares de a poco vuelven a abrir sus puertas pero no es seguro que los clientes sientan mucha confianza de hacerlo.

Para obtener algunas ganancias, una de las primeras acciones de estos negocios fue aumentar los entrenamientos virtuales, que si bien ya existían desde antes del Covid-19, ahora han convertido esta actividad en una forma importante de ingresar dinero.

De acuerdo a la plataforma de Mindbody, dedicada al mundo del bienestar, un 73% de los consumidores de esta industria están usando videos pregrabados frente al 17% que los usó en 2019. Y el 85% está usando clases de transmisión en vivo semanalmente, contra el 7% de 2019.

Esta apertura digital les ha venido bien a los negocios, pues mucha gente ha visto con buenos ojos las clases virtuales porque derriban la barrera de la pena al no tener que acudir a un salón de ejercicios junto a otros cuerpos atléticos; además de que aumentaron su frecuencia en las clases con la intención de desquitar los nuevos costos de la clase en línea

A estas lecciones de bienestar físico también se unió el yoga, que los consumidores aceptan de gran forma por ser casi el método más fiable para lograr la relajación y meditación que ahora tanto necesitan.

La misma plataforma informó que un 46% de los participantes de la encuesta declararon que tienen la intención de hacer que las clases virtuales sean una parte regular de su rutina, incluso después de que los gimnasios vuelvan a abrir.

Además, un tercio de los consumidores también declaró que planean visitar más gimnasios después de probar virtualmente nuevos entrenamientos y que el 40% de los consumidores están reservando entrenamientos con establecimientos que nunca antes habían visitado físicamente, lo que permite a las empresas llegar a clientes “digitales primero”.

Es posible que muchos consumidores de servicios digitales sigan añorando el retorno de las experiencias comunitarias, por eso la industrial debe estar a la espera de un futuro retorno para que ambas formas estrechen lazos y se complementen a fin de mantener con vida este negocio.