Cómo saber en dos pasos si tus primeros productos le gustan a tus clientes

Ejecuta las pruebas correctas para analizar las observaciones y puedas despuntar

Cómo saber en dos pasos si tus primeros productos le gustan a tus clientes
Si al lanzar tus primeros productos no sabes qué futuro te depara, entonces fija tu atención en dos preguntas para tener mejores resultados.
Foto: Pixabay

Esta pandemia ha dado los tiempos para que aflore el espíritu emprendedor. Crear, producir, lanzar negocios. Todo con el fin de salir adelante y generar ingresos. Pero si al comercializar tus primeros productos no sabes qué futuro te depara, entonces fija tu atención en dos preguntas, sugeridas por Forbes, para tener mejores resultados.

Si desarrollaste un producto desde inicio y quieres saber si tus clientes van a amarlo y comprarlo, entonces tienes que ejecutar las pruebas correctas con ajustes correctos para que esos análisis de inicio puedan darte las observaciones y puedas despuntar.

1. Pregunta al cliente
Es posible que hayas buscado un estudio de mercado con cifras interesantes, pero nada más importante que preguntar directamente al cliente sobre tu producto. Escúchalo, a veces estas preguntas dice mucho de lo que no sala a la vista.

El empresario y comercializador, Sean Ellis , sugiere hacer una pregunta simple para comprender cómo se sienten realmente tus clientes en relación al producto: ¿Cómo te sentirías si ya no pudieras usar el producto?

1. Muy decepcionado
2. Algo decepcionado
3. No decepcionado
4. Ya no uso el producto

Si el 40% o más de tus encuestados dijera que se siente “muy decepcionado” porque tu producto ya no existirá en el mercado, este es un fuerte indicador de que tu producto es potencialmente escalable que se percibe como imprescindible para sus compradores. Si menos del 40% siente una necesidad urgente de solución, puedes utilizar la información para comprender por qué sus clientes se sienten así.

2. Calcular la retención de clientes
Lo que dice el cliente debe ser coherente con lo que hace el cliente. La primera prueba te permite comprender cómo se siente el cliente, mientras que las métricas de retención te ayudan a verificar los resultados de la primera prueba.

Divides a los clientes en grupos, por día, semana o mes, y rastreas a los que regresaron. Cuanto mayor sea el porcentaje de clientes que regresan, más fuerte será el indicador de que a las personas que probaron tu producto les gustó y volvieron a usarlo.

Los números de retención bajos no siempre significan que el producto no sea lo suficientemente útil para sus clientes. Los números pueden ser altos para un grupo pero más bajos para otro, lo que sugiere potencialmente una mayor necesidad por parte de un objetivo en particular, quizás, su segmento ideal.