Cómo solventan los estadounidenses un gasto de emergencia de $1,000 dólares, según encuesta

La pérdida de empleos en el 2020 ha generado que menos puedan solventar gastos inesperados

Cómo solventan los estadounidenses un gasto de emergencia de $1,000 dólares, según encuesta
Son pocos los estadounidenses que podrían solventar una emergencia con sus ahorros.
Foto: Breakingpic / Pexels

Los gastos de emergencia, como su nombre lo indican, son aquellos que se suscitan en los momentos más inesperados y los cuales no suelen ser nada sencillos de cubrir. La reparación de un automóvil, la factura médica por una hospitalización o cualquier accidente en el que te veas involucrado suelen provocar elevados costos que salen de tu bolsillo. Lamentablemente, una encuesta reciente reveló que muy pocos estadounidenses son capaces de cubrir $1,000 dólares en una urgencia.

La nueva encuesta de Bankrate arrojó que tan sólo el 39% de los estadounidenses pueden pagar un gasto inesperado de $1,000 dólares. Esto significa una disminución en la capacidad de la población para superar una emergencia en comparación con otros años. En 2019, ante la misma pregunta y la misma cantidad, el 40% de los encuestados podían pagarlo, mientras que el 41% decía lograrlo a inicios del 2020.

Tal como lo señala CNBC, teniendo en cuenta que el alto desempleo ha persistido durante la pandemia, coronado por más pérdidas de empleo de lo esperado en diciembre, la disminución de este año podría no parecer tan dramática.

“Cada vez hay más personas que han estado sin trabajo seis meses o más”, dijo Greg McBride, analista financiero jefe de Bankrate. “Del mismo modo, hay hogares que están teniendo fiebre de cabaña, y es esa demanda reprimida para tomarse unas vacaciones o ir a un juego de pelota”.

Los otros encuestados aseguraron que tendrían que solventar el problema de los $1,000 dólares de otra manera: el 38% pediría prestado el dinero, 18% utilizarían la tarjeta de crédito, 12% predirían prestado a amigos o familiares y 8% pedirían un préstamo personal. Otro 18% reduciría gastos en otras áreas para lograrlo.

Evidentemente los ingresos entran al juego: entra más ganancias, mayor probabilidades de cubrir la factura sorpresa. Mientras que el 58% de las personas con $75,000 dólares o más en ingresos anuales podrían pagar una emergencia de esas características, sólo el 21% de los hogares con ingresos menores de $30,000 dólares al año podrían hacerlo.

También la generación tiene que ver en las estadísticas y con lógica. El 45% de los baby boomers pueden pagar una factura inesperada de $1,000 dólares, 12 puntos porcentuales más que los 33% de los millenniels que la pagarían.