Cuál es la diferencia psicológica entre los que “ahorran” y los que “gastan” dinero

La mayoría de personas debe remitirse a sus costumbres que por lo general se forman en el entorno familiar

Quienes gustan de comprar incluso encuentran diversión en esta actividad.
Quienes gustan de comprar incluso encuentran diversión en esta actividad.
Foto: Andrea Piacquadio / Pexels

En una época del año en la que es tomar una buena decisión en cuanto a las compras de la temporada de regalos es fundamental, resulta de vital importancia contar con las herramientas que permitan emprender dicha labor, en especial en un entorno inédito como el que se vive en buena parte del mundo a causa de la pandemia por COVID-19.

Para conocer la naturaleza de nuestros hábitos de consumo, la mayoría de personas debe remitirse a sus costumbres que por lo general se forman en el entorno familiar de los individuos, así como las circunstancias actuales, aunque paradójicamente, la cantidad de dinero que se gana en el trabajo, por lo regular no influye en el hecho de que las personas sean más propensas al ahorro o al gasto.

De acuerdo al portal CNBC Make it, los investigadores de este tipo de conductas apuntan a que las personas tienden a adoptar los hábitos de gasto de sus madres más que otros miembros de la familia.

Te puede interesar:

·Qué son las compras por estrés y cómo prevenirlas

“Las experiencias de vida individuales también juegan un papel importante”, aseguró Scott Rick, profesor asociado de la Michigan Ross School of Business, cuya investigación se centra en las causas y consecuencias emocionales de la toma de decisiones financieras de los consumidores.

De acuerdo al texto, estos factores integran las conexiones emocionales que se tienen con el dinero, es decir, la disposición a gastar parece depender de un factor clave, el cual se se basa en saber qué tan incómoda se siente una persona cuando debe desprenderse del dinero.

Por un lado, quienes tienen problemas para gastar dinero experimentan angustia al momento de realizar sus compras, ya sea porque no adquieren las cosas que deberían o que quieren comprar. Asimismo, suelen tener un mayor autocontrol, actuar más racionalmente y por ende, a planificar más.

“Para esas personas, gastar dinero se vuelve insoportable porque sienten que se están haciendo vulnerables”, dice Brad Klontz, psicólogo y fundador del Instituto de Psicología Financiera, en declaraciones para el portal. “Algunas personas que tienen problemas para gastar no se permiten la oportunidad de disfrutar de sus recursos. La gente puede estar tan preocupada por el futuro que no se permite tener ninguna alegría en el momento presente”, agregó.

En contraparte, la gente que gusta de comprar frecuentemente es más despreocupada y con poca capacidad de planeación, pensando solo en el presente, por lo que generalmente adquieren más cosas de las que deberían. Realizar compras les puede resultar divertido, lo que incluso es un factor de socialización, ya que también se asocia al estatus.