Cuatro temas económicos que los demócratas deberán abordar en los primeros 100 días de gobierno de Joe Biden

Un paquete de estímulo integral, el aumento al salario mínimo, una reducción en los costos de los medicamentos y un proyecto de ley de revitalización de la infraestructura sería un gran comienzo para la administración de Biden

Cuatro temas económicos que los demócratas deberán abordar en los primeros 100 días de gobierno de Joe Biden
Joe Biden, presidente electo de los Estados Unidos, y Chcucj Schumer, líder de los demócratas en el Senado.
Foto: Amr Alfiky / Getty Images

En una semana Joe Biden prestará juramento como presidente de los Estados Unidos y con el estrecho control de la Cámara y el Senado, los demócratas dene dar a conocer cuál será su agenda y lo más importante, ¿con qué temas comenzarán?

Con el asalto al Capitolio el pasado 6 de enero, quedó de manifiesto la gran polarización que existe en el país y es momento para que los funcionarios electos de ambos partidos muestren al pueblo estadounidense que pueden gobernar juntos y llegar a acuerdos de vital importancia al interés general a corto plazo, escribió este martes en The Hill el ex gobernador de Pensilvania, Edward Rendell.

El también ex alcalde de Filadelfia, señala que Biden, que tiene muchos amigos entre los republicanos y ha manifestado su voluntad de trabajar con ellos para avanzar en la solución de los principales problemas que enfrenta el país, por lo que los demócratas deben aprovechar su oportunidad para hacer cosas importantes en sus primeros 100 días.

Lo primero debe ser un programa de estímulo integral para enfrentar las consecuencias de la pandemia de COVID-19, que incluya no solo un cheque de estímulo de $2,000, sino también dinero para la distribución de vacunas, ayuda a los estados, una moratoria sobre los desalojos y otras cosas.

El siguiente punto de la agenda debería ser aumentar el salario mínimo a $15 dólares, ya que tendría el mismo efecto que un proyecto de ley de estímulo contra el COVID-19: ayudar a los trabajadores más necesitados y crear ingresos nuevos y significativos que suban el gasto y estimulen el crecimiento económico.

Durante la campaña, Biden dijo que era momento de recompensar a los trabajadores esenciales que hicieron un esfuerzo enorme durante la pandemia. Además, en un referéndum sobre un salario mínimo de $15 dólares, el 61 por ciento de los habitantes de Florida lo apoyó, a pesar de que Trump ganó ese estado por 5 puntos. Republicanos, demócratas e independientes lo apoyan.

Lo siguiente que debería estar en la agenda de los demócratas es una enmienda a la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio (ACA) para reducir el costo de los medicamentos. Dada la pandemia, será difícil para los republicanos decir “no” en una votación nominal sobre el tema, porque los estadounidenses lo apoyan de manera abrumadora. Algunos podrían sugerir que la agenda del presidente entrante debería incluir cambios más completos en la ACA, pero eso sería tan complejo y controvertido que nunca pasaría en sus primeros 100 días.

La última parte de su agenda inmediata debería ser un proyecto de ley sólido para revitalizar la infraestructura de Estados Unidos. Este proyecto de ley podría tener un efecto dramático y, en este caso, a largo plazo en la economía de Estados Unidos a partir de julio.

Legisladores progresistas como el representante por Oregon Earl Blumenauer están a favor de un gasto significativo en infraestructura, pero sorprendentemente, también lo hacen los conservadores como el senador por Oklahoma Jim Inhofe, considerado quizás la voz más conservadora en el Senado. Un proyecto de ley de infraestructura importante podría ser una gran victoria la economía estadounidense y muy significativa para Biden.