El Departamento de Hacienda de Puerto Rico detectó y detuvo el pago de más de $200 millones en miles de solicitudes fraudulentas del primer cheque de estímulo por $1,200

Se habría tratado de robo de identidad

La distribución del cheque de estímulo en la isla no fue indemne a los fraudes.
La distribución del cheque de estímulo en la isla no fue indemne a los fraudes.
Foto: Shutterstock

El secretario del Departamento de Hacienda, Francisco Parés Alicea, reveló antes de Navidad que esa agencia detectó y detuvo el pago de $219,732,000 de dólares en miles de solicitudes fraudulentas del primer cheque de estímulo o Pago de Impacto Económico de $1,200 establecido bajo la Ley CARES. El Departamento de Hacienda ya notificó a las autoridades federales, quienes se encuentran investigando la situación.

“El proceso de distribución y desembolso de los fondos del Pago de Impacto Económico a residentes de Puerto Rico lo comenzamos a trabajar desde el pasado mes de mayo, y se han identificado unas 190,000 solicitudes de personas que entendemos proveyeron información falsa con el único fin de obtener el pago de $1,200 y otras ayudas económicas federales, incluyendo el PUA. Creemos que podría tratarse de algún esquema de robo de identidad, dado que el propio Servicio de Rentas Internas Federal (IRS, por sus siglas en inglés) validó los números de identificación de los presuntos solicitantes, según lo requiere el Plan de Distribución aprobado por el Tesoro federal para el pago de $1,200”, sostuvo Parés Alicea.

Añadió que, de las más de 190,000 solicitudes radicadas fraudulentamente, solo una cantidad mínima fue efectivamente pagada, ya que la información fue analizada y validada a través de todos los protocolos acordados entre el gobierno federal y el gobierno de Puerto Rico, lo cual permitió identificar las inconsistencias rápidamente y que otras cientos de miles de solicitudes quedaran descartadas automáticamente.

El secretario explicó que las solicitudes no tenían historial contributivo en Puerto Rico, por lo que “todo indica que se trata de personas que no residen en la isla. Sin embargo, el sentido de urgencia y pericia de los empleados, y las herramientas digitales lograron detener el pago en la mayor parte de estos casos”.

Parés Alicea sostuvo que se han ajustado aún más los procesos para reducir el riesgo de emitir pagos por solicitudes fraudulentas en vistas al segundo cheque de estímulo. El funcionario indicó que el Departamento de Hacienda “continuará con la rigurosidad que le ha caracterizado en el manejo de este programa” y que someter información falsa para beneficiarse de un dinero destinado a aliviar la situación de personas afectadas por la pandemia del COVID-19, es un delito federal. “Advertimos a la ciudadanía que deben ser honestos en al momento de ofrecer información para recibir este tipo de ayuda ya que hoy nuestra agencia posee la infraestructura tecnológica necesaria para detectar éste y otros tipos de fraude”, aclaró.

Con información de prensa del Departamento de Hacienda de Puerto Rico