El dinero no debería detenerte: cómo prepararte para salir de emergencias

Guardando unos cuantos dólares al mes, tu vida puede cambiar

Remesas salvavidas
Remesas salvavidas
Foto: Shutterstock

Estoy convencido de que, si estamos preparados, las crisis resultan más una oportunidad que un reto. Pero también soy consciente de que este aprendizaje se da con los años. Y en ese sentido, creo que el coronavirus ha dejado varias enseñanzas. Una elemental: estar preparados para emergencias.

¿Cuántas historias no hemos escuchado ya de personas que no estaban listas para una pandemia y que terminaron por hipotecar su futuro? Por más estabilidad que tengamos en nuestra vida, los eventos inesperados siempre pueden provocar sorpresas no siempre agradables. Y aunque sé lo complicado que puede ser cubrir todos nuestros gastos, te invito a hacer un pequeño esfuerzo: con unos cuantos dólares que guardes cada mes, te aseguro que tu vida puede cambiar.

Para esos momentos que no podemos controlar, lo más inteligente es estar preparados y que el dinero no sea un pretexto para salir adelante. Sobre todo porque, muchas veces, ante las emergencias reaccionamos con deudas y terminamos pagando las necesidades con la tarjeta de crédito. Esto puede generar un círculo vicioso donde, al solo pagar el mínimo de la tarjeta, tu urgencia termine costando 3 veces más. Con el fin de evitar esto, el mejor plan es contar con un fondo para emergencias. Este tipo de cuentas lo puedes adquirir en Finhabits y puede hacer mucho por ti y tu familia. Aquí te explico cómo funciona.

La Cuenta para Emergencias Familiares que puedes adquirir es una cuenta de inversión específica con el fin de protegerte a ti o a tu familia en caso de cualquier eventualidad. En este tipo de cuenta tú tienes todo el control: decides cuánta cantidad quieres contribuir ya sea al mes o a la semana y, si lo necesitas, pausar las contribuciones. Es muy importante que el dinero solo se utilice en caso de alguna emergencia.

Además, es importante que el dinero de esa cuenta genere un interés suficiente para superar la inflación. Por lo que tu dinero encontrará lugares donde pueda crecer poco a poco con un riesgo relativamente bajo.

Esta cuenta te puede traer cuatro beneficios muy concretos:

  1. Te otorga tranquilidad financiera así como soporte emocional para que, en caso de cualquier sorpresa o eventualidad, estés preparado y el dinero no sea una preocupación;
  2. Si sucede una emergencia, evitarás deudas enormes con tasas muy altas de interés, que podrían extender la angustia por varios años. Y es que, en medio de una crisis, nadie se pone a buscar el préstamo más conveniente, sino el que nos ayude a resolver de inmediato;
  3. Te ayuda a tener éxito en la vida. ¿A qué me refiero con esto? Tener éxito implica tomar riesgos, ya que sin este elemento, no hay oportunidades. Por lo tanto, tener un fondo para emergencias te permite tomar esos riesgos con mayor seguridad. Si siempre has soñado con encontrar un trabajo que se adapte más a tu vida, podrás ir a buscarlo porque sabes que ahí tienes un fondo con el que podrás sobrevivir 3 o 6 meses;
  4. Además, con Finhabits no solo ahorras, sino que es una cuenta donde tu dinero se invierte. Esto quiere decir, que lo pondrás a trabajar y así, crecerá a largo plazo.

Es muy sencillo abrir la cuenta. Solo tienes que bajar la app de Finhabits y cumplir con algunos requisitos: tener más de 18 años; contar con una cuenta de banco en Estados Unidos o en Puerto Rico; proporcionar con una dirección de residencia en Estados Unidos, y tener un número de seguridad social o ITIN (Número de Identificación Personal del Contribuyente).

Si apenas vas a comenzar y no sabes cuánto debes ahorrar, lo más recomendable es establecer una meta. Un muy buen número es $1,000. Y aunque suene mucho, se puede conseguir sin mayor problema: es cuestión de guardar $20 a la semana y en solo un año tendrás $1,040.

Una vez que tengas esos $1,000, se te hará mucho más fácil seguir ahorrando y podrás comenzar a pensar en tu futuro, con cuentas para el retiro o para largo plazo.

El mejor momento para comenzar es hoy mismo, no te detengas por nada. Sabemos lo complicado que se puso el panorama para muchas personas debido al COVID-19 y tener una cuenta para emergencias hubiera ayudado de mucho. Es por tu propio bien y el de tu familia Además, comenzarás a desarrollar un hábito financiero necesario para el éxito y la estabilidad.