El mercado de las criptomonedas sufrió su desplome más grande de los últimos tres meses

La reciente caída es una reversión del exponencial aumento que comenzó en la segunda mitad del año pasado. El regreso al oro por parte de los inversionistas, los tuits de Musk y el endurecimiento de los reguladores provocaron el retroceso

Bitcoin parece perder su mágico atractivo para los inversionistas.
Bitcoin parece perder su mágico atractivo para los inversionistas.
Foto: INA FASSBENDER / Getty Images

El dramático retroceso en Bitcoin y otras criptomonedas se produce respuesta a diversos factores, desde las declaraciones de Elon Musk, hasta una nueva ronda de regulaciones del gobierno chino.

Bitcoin cayó a su mínima cotización en más de tres meses al ubicarse en los $30,000 dólares, un retroceso de más del 30%. Mientras que Ether, la criptomoneda principal de Ethereum, también cayó bruscamente y se situó por debajo de los $2,000 dólares, 40% abajo en menos de 24 horas.

La reciente caída es una reversión del exponencial aumento que comenzó en la segunda mitad del año pasado. El precio de Bitcoin subió más del 200% desde septiembre, provocado en parte por los administradores de fondos de cobertura, los bancos y otras empresas que han adoptado la criptomoneda.

“En la caída hubo una confluencia de eventos, la combinación de Tax Day, los tweets de Elon Musk, todo eso influye en el precio, y ahora tenemos una liquidación”, dijo el miércoles el analista Mike Novogratz a CNBC.

Parte de la razón de la debilidad de Bitcoin parece un cambio temporal en la aceptación más amplia de las criptomonedas. Hace un par de meses, Tesla anunció que había comprado más de $1,000 millones de dólares de criptomonedas. Varias empresas anunciaron que recibirían pagos y los principales bancos de Wall Street comenzaron a trabajar con criptodivisas para sus clientes. Coinbase, una empresa de intercambio de criptomonedas, se hizo pública a través de una cotización directa a mediados de abril.

Sin embargo, Musk anunció la semana pasada que Tesla ya no aceptaría Bitcoin como pago, citando preocupaciones ambientales. Él sugirió el miércoles que Tesla no está vendería su participación actual de Bitcoins y lo difundió a través de Twitter.

Coinbase, que superó los $400 dólares poco después de su primera operación el 14 de abril, rápidamente bajó a los $ 220 dólares por acción el miércoles por la mañana.

Además, un nuevo informe de JPMorgan dijo que, según los contratos de futuros, los inversores institucionales parecían estar alejándose de Bitcoin y volviendo al oro. La criptomoneda a menudo se promociona como un reemplazo potencial del metal tradicional como reserva de valor.

¿Intercambio sin riesgo?

La debilidad no es ajena a las criptomonedas, lo que sugiere que los movimientos podrían ser parte de una rotación más amplia por parte de los inversores que se alejan de las operaciones más especulativas.

Las acciones de tecnología y crecimiento, muchas de las cuales superaron drásticamente al mercado en general durante la pandemia de coronavirus, también han tenido problemas en las últimas semanas.

Hasta el miércoles por la mañana, el Nasdaq Composite, de alta tecnología, había caído un 6.9% desde su máximo cierre más reciente el 26 de abril. El Russell 2000, de pequeña capitalización, ha bajado un 5.6% durante el mismo periodo.

Las caídas también han coincidido con el retraso en el plazo para el pago de impuestos, lo que podría haber causado presión de venta, ya que los inversores buscaron efectivo para pagar las obligaciones tributarias por ganancias de capital.

Preocupaciones regulatorias

Bitcoin y los activos relacionados también han sido objeto de un mayor escrutinio por parte de los reguladores de todo el mundo a medida que se han convertido en una parte importante de los mercados financieros.

“Creemos que la represión del gobierno contra las criptomonedas puede reducir la actividad comercial. Es posible una represión más dura de las criptomonedas en muchos países, que las ven como una amenaza para su sistema monetario”, dijo Harshita Rawat, analista de Bernstein.

China, que está desarrollando su propia criptomoneda administrada por el gobierno, reafirmó sus reglas contra otras monedas digitales el martes, prohibiendo a las empresas financieras proporcionar servicios para el comercio de criptodivisas.

En Estados Unidos, el recién nombrado presidente de la Comisión de Bolsa y Valores, Gary Gensler, dijo a principios de este mes que pensaba que los reguladores deberían ser “tecnológicamente neutrales”, pero que se necesita más protección al consumidor en los mercados de criptomonedas.

El auge de Dogecoin, que se inició como una broma antes de ganar mayor popularidad con la ayuda de Musk, también podría haber dañado la credibilidad general del mercado de criptomonedas. Algunos de los movimientos en las monedas más pequeñas y menos desarrolladas sugieren que el mercado alcista estaba vinculado al aumento de la negociación especulativa de acciones en lugar del aumento del interés institucional.