El momento ideal para comprar un auto usado

Si buscas un auto usado, comprarlo a una gran empresa de alquiler como Hertz puede ser buena opción. Te explicamos por qué y las precauciones que debes tomar

El momento ideal para comprar un auto usado
Página de venta de autos usados de Hertz.
Foto: Hertz / Cortesía

El mercado de los autos usados en Estados Unidos entró en crisis a raíz de la quiebra de Hertz, la principal compañía de alquiler de autos, como consecuencia de la pandemia del coronavirus, lo que debería traducirse en una excelente oportunidad para los consumidores.

Pero, como con todo lo que tiene que ver con dinero, hay que “hacer la tarea” antes de tomar la decisión.

Según datos de la industria de alquiler de autos, tan solo Hertz tiene una flota nacional de unos 700 mil vehículos, cuyo valor ha caído drásticamente debido a la saturación del mercado general de autos usados.

Tan solo en el área del sur de la Florida, Hertz tiene disponibles más de 23,500 autos usados a la venta, la mayoría con más de $1,000 dólares por debajo del precio promedio en el mercado general.

El precio por sí solo puede sonar muy atractivo, pero hay que tomar en cuenta que, por lo general, los autos usados de las agencias de alquiler tienen más millas recorridas en comparación con el promedio de un auto de propiedad privada – de 12,000 a 15,000 millas por año –, debido a su uso constante que muchas veces incluye recorridos largos.

También es cierto que las grandes compañías de alquiler de autos le dan más y mejor mantenimiento a su flota de vehículos para poder mantenerlos en operación, antes de venderlos, por lo general, después de un máximo de 2 años de servicio.

Un ejemplo de búsqueda en Hertz mostró un Hyundai Elantra SE 2017 con 71,000 millas (más del doble del promedio), disponible por $7,595 dólares ó $1,740 dólares por debajo del precio promedio en el mercado abierto, según datos del sitio iSeeCars.com.

El proceso de compra

Una vez localizado el vehículo, el proceso de compra del auto usado debe continuar con todas las medidas de precaución de cualquier otra transacción de este tipo: una revisión mecánica general independiente – incluso con los modelos vendidos como “Certificados” -, una búsqueda en varias instituciones financieras para obtener las mejores condiciones del crédito y una prueba general de manejo.

La ventaja de comprar un auto usado de grandes empresas como Hertz es que por su alto volumen de ventas tienen procesos establecidos que protegen a los potenciales compradores y servicios como pruebas de manejo extendidas mediante el método “alquilar para comprar”, servicio de entrega a domicilio para cumplir con las reglas de distanciamiento social durante la pandemia del COVID-19 siempre y cuando el potencial comprador viva dentro de un rango de 75 millas de la ubicación del auto seleccionado, garantías de devolución con bajas penalidades dentro de un plazo establecido y, lo mejor, inventario más amplio y más joven.

En contraste, las empresas de alquiler más pequeñas por lo general tienen flotas de vehículos que compraron originalmente como usados, y menos protecciones y garantías, lo que las pone en seria desventaja.

Así que el reciente anuncio de la quiebra de Hertz, que continuará operando mientras reorganiza sus finanzas bajo la protección de esa ley, es un gran beneficio para los consumidores, ya que se ha visto obligada a mejorar y acelerar sus procesos de venta de los autos que están parados en sus lotes de todo el mundo ante las restricciones de viaje causadas por el COVID.19.

En resumen, es posible comprar un auto usado de una agencia de alquiler por un precio entre 5 y hasta 15% más bajo que el mercado general, pero una vez más, hay que poner atención a todos los detalles del proceso para que el potencial ahorro no se convierta en una carga financiera a futuro.