En qué consiste la polémica medida de Amazon para monitorear por video a sus conductores de repartos

La decisión no fue bien vista por los trabajadores, que incluso un conductor afirmó a la Fundación Thomson Reuters que el cambio de política le había llevado a renunciar, calificándolo como una invasión de la privacidad

En qué consiste la polémica medida de Amazon para monitorear por video a sus conductores de repartos
Los conductores de entrega de Amazon en todo Estados Unidos deben firmar un formulario de "consentimiento biométrico" para poder conservar su empleo.
Foto: PATRICK T. FALLON / Getty Images

El Big Brother que se ha convertido Amazon en las camionetas repartidoras sigue dando de qué hablar entre los conductores de entrega de la mundialmente conocida compañía de venta por Internet, ya que ahora la medida se ha vuelto un “o lo aceptas o te vas”.

La inteligencia artificial colocada desde hace meses en los vehículos para monitorear y controlar la actividad de sus trabajadores, ahora ya es más una imposición o ultimátum para conservar su trabajo dado que les están diciendo que acepten ser vigilados o perderán su empleo.

De acuerdo a Vice, los conductores de entrega de Amazon en todo Estados Unidos deben firmar un formulario de “consentimiento biométrico” del uso de cámaras con tecnología de inteligencia artificial para acceder a la ubicación, el movimiento y los datos biométricos de los conductores.

En el caso de que alguno de los más de 75,000 empleados de reparto se niegue a aceptar el formulario, pierde su trabajo. Así de sencillo, este ultimátums es tan simple que si no les parece la tecnología, el reconocimiento fácil y otras recopilaciones de datos en los camiones, tendrán que irse.

Esta historia comenzó apenas en febrero pasado, cuando la compañía de Jeff Bezos anunció sus planes de colocar cámaras fabricadas por la empresa Netradyne en todas sus unidades con la finalidad de mejorar la seguridad y la calidad de la experiencia de entrega.

La decisión no fue bien vista por los trabajadores, que incluso un conductor afirmó a la Fundación Thomson Reuters que el cambio de política le había llevado a renunciar, calificándolo como una invasión de la privacidad.

¿Pero de qué trata este “Big Brother” de Amazon a sus trabajadores?
La tecnología en discusión incluye 4 cámaras que brindan una cobertura de 270 grados dentro de la camioneta: una mira hacia afuera a través del parabrisas, 2 hacia las ventanillas laterales y una hacia el conductor.

Este consentimiento incluye fotografías utilizadas para verificar su identidad; la ubicación y los movimientos del vehículo (incluidos “millas recorridas, velocidad, aceleración, frenado, giros, distancia de seguimiento”); “posibles infracciones de tráfico” (como exceso de velocidad, no detenerse en las señales de alto y abrocharse los cinturones de seguridad); y “comportamiento del conductor potencialmente riesgoso, como conducir distraído o con sueño”.

La medida ha sido calificada invasiva debido a que estas cámaras registran “el 100% del tiempo” y se supone que identifican comportamientos peligrosos, como si un conductor bosteza o revisa su teléfono. De ahí que sientan que esta información pueda ser utilizada en su contra por sus superiores.

Tras esta medida, Deborah Bass, portavoz de Amazon, dijo a The Verge que las cámaras fueron colocadas en los vehículos “para ayudar a los conductores y las comunidades donde realizamos entregas seguras”, y que de abril a octubre de 2020 después de colocadas, los accidentes disminuyeron un 48 por ciento, las infracciones de las señales de alto disminuyeron un 20 por ciento, la conducción sin cinturón de seguridad disminuyó un 60 por ciento y la conducción distraída disminuyó un 45 por ciento.