Encuesta: la mayoría de trabajadores de salud de primera línea han visto afectada su salud mental por el COVID-19

Agotamiento, ansiedad y aumento en el consumo de alcohol y drogas son algunos de los trastornos que han sufrido los trabajadores de la salud durante la pandemia

Encuesta: la mayoría de trabajadores de salud de primera línea han visto afectada su salud mental por el COVID-19
Más de la mitad de los trabajadores sanitarios de primera línea ha solicitado asistencia para su salud mental.
Foto: Pixabay

La pandemia de coronavirus ha afectado seriamente la salud mental de los trabajadores de atención médica de primera línea, de acuerdo con una nueva encuesta de la Kaiser Family Foundation y The Washington Post. Un 62% de los entrevistados dijo que la preocupación y el estrés relacionados con la pandemia han afectado negativamente su salud mental.

La encuesta preguntó sobre las experiencias y actitudes de los trabajadores de la salud durante la pandemia de coronavirus y aproximadamente tres de cada 10 trabajadores de primera línea dijeron que recibieron servicios de asistencia mental o pensaron que los necesitaban debido a su labor en los últimos meses.

Casi la mitad de todos los trabajadores de la salud dijeron que la preocupación o el estrés les ha causado problemas para dormir o que duerman demasiado. Alrededor del 30% informó frecuentes dolores de cabeza o de estómago y algunos informaron un aumento en el uso de alcohol o drogas.

Los hallazgos de la encuesta, aplicada a poco más de 1,300 trabajadores de instituciones de salud de primera línea, dan una idea de lo complicada que ha sido su vida durante la pandemia. Las personas encuestadas trabajan en hospitales, consultorios médicos, clínicas para pacientes ambulatorios, hogares de ancianos e instalaciones de atención asistida, así como atención médica domiciliaria.

El análisis también encontró que esos trabajadores pueden experimentar algunos impactos a más largo plazo, incluso, después de que la pandemia haya terminado.

El estudio de opinión encontró que los trabajadores de la salud más jóvenes (18-29 años) parecen haber sido los más afectados. Tres cuartas partes de los trabajadores en este rango de edad informaron que la preocupación o el estrés relacionado con COVID-19 tuvo un impacto negativo en su salud mental, y 7 de cada 10 dijeron que se sentían “agotados” por el trabajo. En general, el 55% de todos los trabajadores dijeron que se sentían “agotados” o “ansiosos”.

Los hospitales y los hogares de ancianos fueron algunos de los más afectados por la pandemia, ya que los trabajadores se quedaron sin equipo de protección personal (EPP) y muchas unidades de cuidados intensivos (UCI) fueron invadidas. Una cuarta parte de los trabajadores que laboran en hogares de ancianos o centros de atención asistida dicen que dieron positivo por COVID-19, en comparación con menos de 1 de cada 5 que trabajan en hospitales, consultorios médicos o clínicas, o brindan atención en el hogar.

Cuando se les pidió que describieran la parte más difícil del trabajo durante la pandemia, el 21% dijo que fue la preocupación por contagiarse o exponer a sus familiares. Pese a los resultados, la encuesta encontró que la mayoría de los trabajadores han comenzado a sentirse optimistas sobre el futuro mientras las vacunas llegan a más estadounidenses. El 76% de los entrevistados dijeron que se sentían “esperanzados” cuando iban a trabajar. optimistas y con ánimos renovados.

El margen de error de la encuesta es de +/- tres puntos porcentuales.

También te puede interesar:

29% de los trabajadores en Estados Unidos están deprimidos a causa del Covid-19

La mitad de los estadounidenses dice que usará el tercer cheque de estímulo para pagar deudas