Estados Unidos podría quedarse sin fuegos artificiales

A lo largo del país hay un furor por la pirotecnia para uso no profesional, pero la falta de exportaciones de China podría dejar a los estadounidenses sin estos productos

Estados Unidos podría quedarse sin fuegos artificiales
Los fuegos artificiales son una tradición en el Día de la Independencia.
Foto: Arturo Holmes / Getty Images

La pandemia del coronavirus ha producido un extraño fenómeno en Estados Unidos: la venta de fuegos artificiales para uso casero o no profesional ha crecido más del doble.

Pero las importaciones procedentes de China, que suministra más del 90% de los fuegos artificiales del mundo, se estancaron a principios de este año y los líderes de la industria esperan una escasez en los próximos días.

China normalmente aumenta la producción de fuegos artificiales en invierno, pero este año la pandemia obligó a cerrar la mayoría de las fábricas. Las exportaciones chinas cayeron completamente en enero y en los primeros cuatro meses de 2020, por lo que Estados Unidos importó un 35% menos de fuegos artificiales que durante el mismo periodo en 2019.

La repentina obsesión de la gente por los fuegos artificiales sha llegado tras las cancelaciones masivas de bodas, eventos deportivos y espectáculos del Día de la Independencia.

Para cumplir sus deseos pirotécnicos, los estadounidenses están comprando muchos fuegos artificiales para uso casero. Es una forma explosiva de acabar con el aburrimiento por la cuarentena.

“La gente sale por primera vez tras la cuarentena y quiere hacer algo diferente”, dijo Bruce Zoldan, CEO de Phantom Fireworks. “Y el entretenimiento ahora son los fuegos artificiales”.

Mientras, la demanda de los fuegos artificiales profesionales, utilizados para grandes eventos, se ha desplomado.

“Tradicionalmente hay unos 16,000 espectáculos por el Día de la Independencia en todo el país”, dice Julie Heckman, directora ejecutiva de la American Pyrotechnics Association, a CNN Business. “Ahora, probablemente veamos solo el 10%”.

 

En comparación con 2019, la demanda de fuegos artificiales no profesionales aumentó al menos un 115%. Zoldan señala que su compañía consideraba declararse en quiebra porque no creía que pudiera vender su inventario. Ahora Zoldan, cuya compañía de fuegos artificiales se encuentra entre las más grandes de Estados Unidos, dijo que podía jugar un partido de fútbol en su centro de distribución que se ha quedado vacío, cuando estaba completamente lleno hace cuatro semanas.

Los minoristas de fuegos artificiales ahora luchan por satisfacer la demanda. Las importaciones se han recuperado sustancialmente, pero llevará tiempo para que los suministros en existencias se igualen con la demanda.

“Creo que para el 5 de julio, probablemente no habrá muchos fuegos artificiales disponibles en los Estados Unidos hasta que China pueda comenzar a producir nuevamente y enviar aquí”, dijo Zoldan.