Johnson & Johnson y Eli Lilly suspenden pruebas de vacunas anti COVID

En septiembre, AstraZeneca suspendió sus pruebas del medicamento en Reino Unido debido a complicaciones neurológicas en un voluntario
Johnson & Johnson y Eli Lilly suspenden pruebas de vacunas anti COVID
La farmacéutica no informará los detalles hasta que realice los estudios correspondientes.
Foto: MARK RALSTON / Getty Images

La farmacéutica Johnson & Johnson anunció el lunes que detuvo el avanzado ensayo de su vacuna contra el coronavirus, debido a la enfermedad inexplicable en uno de los voluntarios.

Mientras tanto, este martes se conoció que un ensayo clínico patrocinado por el gobierno que prueba un tratamiento con anticuerpos realizado por la compañía farmacéutica Eli Lilly, también se detuvo debido a un “posible problema de seguridad”, según los correos electrónicos que los funcionarios del gobierno enviaron a los investigadores en los sitios de prueba y que la compañía confirmó.

El ensayo Eli Lilly fue diseñado para probar los beneficios de la terapia en cientos de personas hospitalizadas con Covid-19, en comparación con un placebo. Todos los participantes del estudio también recibieron otro fármaco experimental, remdesivir, que se ha vuelto de uso común para tratar pacientes con coronavirus.

“Siguiendo nuestras pautas, la enfermedad del participante es revisada y evaluada por la Junta de Monitoreo de Seguridad de Datos (DSMB, por sus siglas en inglés), así como por nuestros médicos internos clínicos y de seguridad. Los eventos adversos, enfermedades, accidentes, incluso los graves, son una parte esperada de cualquier estudio clínico, especialmente los estudios grandes”, añadió Johnson & Johnson.

La división Janssen, de Johnson & Johnson, es la encargada de desarrollar la inyección. La empresa no detalló cuál era la enfermedad inexplicable. Sin embargo, un objetivo de los ensayos clínicos es determinar si las vacunas producen efectos secundarios peligrosos y las pruebas se detienen cuando estas consecuencias aparecen. También, mientras los médicos comprueban si la enfermedad puede estar relacionada con la vacuna o si es coincidencia.

“Con base en nuestro firme compromiso con la seguridad, todos los estudios clínicos realizados por las compañías farmacéuticas Janssen de Johnson & Johnson tienen pautas especificadas con anterioridad. Estas aseguran que nuestros estudios puedan pausarse si se reporta un evento adverso grave inesperado”, explicó la compañía.

Johnson & Johnson dijo que respetará la privacidad del paciente y realizará los estudios pertinentes antes de compartir información adicional.

Este el segundo ensayo de fase 3 que se detiene en Estados Unidos. AstraZeneca suspendió el mes pasado sus pruebas del medicamento contra el coronavirus debido a una complicación neurológica en un voluntario en el Reino Unido. Si bien el ensayo se reanudó en la isla y en otros países, permanece en pausa en Estados Unidos mientras la FDA investiga.