Juez exige reunión entre General Motors y Fiat Chrysler para dirimir controversia por fraude organizado

GM asegura tener pruebas de que su empresa rival conspiró con líderes sindicales para forzar una fusión de ambas compañías

Juez exige reunión entre General Motors y Fiat Chrysler para dirimir controversia por fraude organizado
GM asegura tener pruebas para ganar la demanda.
Foto: JEFF KOWALSKY / Getty Images

Un juez federal ordenó a los CEO’s de General Motors (GM), Mary Barra, y Fiat Chrysler (FCA), Mike Manley, reunirse para resolver una demanda de fraude organizado.

GM acusa a FCA de sobornar al sindicato United Auto Workers (UAW) para influir en las negociaciones que la compañía mantenía con los representantes sindicales para la firma de un convenio colectivo, por lo que solicita una indemnización multimillonaria.

En noviembre, GM señaló en su demanda que el fallecido Sergio Marchionne, presidente de FCA, influyó en las negociaciones de los convenios colectivos de 2009, 2011 y 2015 para que le costasen a su rival miles de millones extra.

Según GM, Marchionne, que murió en 2018, quería forzar a GM a aceptar su oferta de fusión con FCA.

Pero el juez del caso, Paul Borman, advirtió este martes a las dos compañías que la demanda tardará años en resolverse y provocará que los ejecutivos de las dos compañías “no puedan enfocar su visión y liderazgo en los problemas de justicia social y sanitarios más apremiantes de este país”.

Borman decidió que los máximos ejecutivos de las dos compañías fabricantes de automóviles se reúnan antes del 1 de julio para intentar resolver el conflicto.

Tras la decisión de Borman, GM señaló en un comunicado que tiene “un caso muy sólido” de fraude organizado contra FCA y que la compañía espera tener un “diálogo constructivo” con Fiat Chrysler.

FCA mostró su conformidad con la decisión de Borman dado “el momento extraordinario para nuestro país por la pandemia del COVID-19 y la trágica muerte de George Floyd“.

GM cree tener pruebas de que Marchionne conspiró con el expresidente de UAW, Dennis Williams, amigo del directivo italocanadiense, y otros altos funcionarios del sindicato, para que el proceso de negociación del convenio colectivo “perjudicase a GM” y “forzara la fusión de las compañías”.