La tangibilidad del tiempo: ¿Cuánto dura un día? Aprende a manejar tu activo más valioso

Así como nuestros espacios físicos desorganizados nos cuestan horas y energía, lo mismo ocurre con un mal manejo del tiempo
La tangibilidad del tiempo: ¿Cuánto dura un día? Aprende a manejar tu activo más valioso
El tiempo es lo más valioso. ¿Por qué entonces no lo organizamos mejor?
Foto: Shutterstock

¿Te ha ocurrido que, en el proceso de encontrar “algo” que necesitas, determinas necesario hacer limpieza, porque las gavetas no cierran, o las cosas se caen de las tablillas como las hojas de los árboles en el otoño?

Al organizar y eliminar lo que no necesitamos, nos sentimos felices y liberados. Sin embargo, cuando se trata de manejar el tiempo, se nos hace más complicado.

¿Te ha ocurrido que de repente te llama alguien para invitarte a un “happy hour” y confirmas, aunque ya tenías una cita médica? Al intentar reprogramar la cita, a la hora que nos sugieren ya tenemos coordinada una presentación de trabajo. Sin embargo, aceptamos y determinamos que más cerca de la fecha, dilucidaremos qué hacer. ¡Wow! ¿Cómo es que un proceso de programación lo convertimos en una pesadilla que cuesta tiempo mental, energía y varias llamadas?

Así como nuestros espacios físicos desorganizados nos cuestan horas y energía, lo mismo ocurre con un mal manejo de tiempo. Botamos al zafacón una cantidad asombrosa de tiempo valioso desprogramando y programando citas, compromisos y tareas pendientes. Y aunque quizás casi siempre lo manejamos, la realidad es que vivir retando y maltratando nuestro tiempo, solo promueve que nuestro alrededor pueda sentirse como un caos.

¿Cuál es nuestro problema con el manejo del tiempo?

Hace varios años, un buen amigo me comentó que el tiempo es nuestro activo más valioso: una vez pasa no vuelve ni se puede reemplazar. Desafortunadamente no respetamos, ni valoramos nuestro tiempo. Se nos hace más fácil organizar el espacio físico, porque el resultado se “ve”, mientras que el tiempo es completamente invisible e intangible.

Al preguntarnos, ¿cuánto dura un día? Dependerá de nuestra energía. ¿Cuánto dura una hora? Haciendo algo que nos gusta, se va como agua entre los dedos y algo que no disfrutamos se siente tan largo como un juego de monopolio con un banquero y corredor de bienes raíces. ¿Cuánto tiempo tomará una tarea? Es relativo: a mi hijo le toma 30 minutos fregar un plato, y solo diez minutos escribir sobre cómo los jóvenes crean impacto positivo. Para manejar nuestras vidas efectivamente, necesitamos entender bien cuánto tiempo nos toma cumplir con cada cita o tarea a la que nos comprometemos.

Cambiemos nuestra percepción sobre el tiempo, tratemos nuestro horario de la misma manera que nuestros espacios físicos. Al igual que nuestro closet es un espacio limitado, así lo son nuestros días. Requerimos priorizar efectivamente, para ahorrar energía y maximizar nuestros días. Todo comienza con entender y tratar al tiempo como algo tangible.