Las 10 cosas que no debes comprar durante una crisis económica

En un entorno de recesión es importante adecuarse para llevar de mejor manera los tiempos difíciles

Las 10 cosas que no debes comprar durante una crisis económica
La adopción de nuevos hábitos de consumo brinda más elementos para enfrentar una recesión.
Foto: Cottonbro / Pexels

El toparse con un entorno de crisis económica como el que actualmente vive Estados Unidos y el mundo entero derivado de la pandemia por COVID-19 ha obligado a las personas a adecuarse a una inesperada realidad, lo que sin duda implica la adopción de nuevos hábitos de consumo que nos permitan sobrellevar de mejor manera los tiempos difíciles y estar en una posición más favorable en el proceso de transición hacia la vuelta a la estabilidad financiera, por lo que estos son los 10 productos o servicios que debes evitar cuando se vive una recesión.

1. Seguro de vida

Pareciera un contrasentido en medio de la pandemia por el coronavirus, pero embarcarse en este producto resultará particularmente caro mientras no se encuentre una vacuna, máxime en un entorno de austeridad económica.

2. Auto nuevo

En un periodo de incertidumbre como el que se vive, es preferible no apostarle a las deudas de mediano plazo como la que representa el estreno de un vehículo nuevo, por lo que es preferible retrasar el ansia de compra al menos unos meses.

3. Otros financiamientos

Electrodomésticos mayores o muebles para la casa que pudieran implicar una deuda en los próximos meses no son recomendables por la carga mensual que provocarían e incluso a pesar de que ya se tuviera el dinero, es preferible ocuparlo en un fondo provisional.

4. Productos de “Marca”

La fidelidad a ciertos productos por el respaldo de una gran marca es importante, pero sin en ello va una gran diferencia de precio, en especial en artículos como ropa, es un buen momento para experimentar opciones más económicas.

5. Compras a granel

Adquirir artículos en grandes cantidades suele ser adecuado cuando se cuenta con la reserva económica suficiente para proyectar un ahorro en el mediano plazo, pero si el tema es el flujo de efectivo, es mejor que ese recurso se use en otra cosa más imperante.

6. Metales

Al igual que las compras a granel, esta puede ser una práctica recomendable cuando se cuenta con un fondo de ahorro suficiente, pero en el corto plazo no es algo que reditúe, más cuando hay cuentas por pagar todo el tiempo.

7. Suscripciones

Cuando la economía personal se mantiene estable, es frecuente adquirir membresías que nos ayudan a cumplir ciertos gustos, pero en un entorno de recesión, ese tipo de gastos resultan fugas innecesarias para cuidar las finanzas, así que lo recomendable es cortarlos.

8. Teléfonos de última generación

El mantenerse actualizado con las nuevas tecnologías puede ser importante de acuerdo a nuestro estilo de vida previo a una crisis; sin embargo, cuando el entorno es inestable, lo más sensato es esperar que la situación se estabilice para pensar en estos gastos.

9. Lotería

Cuando el dinero falta no es extraño ilusionarse con un golpe de suerte y pensar que seremos ese gran afortunado que verá cambiar su vida ganando la lotería, pero la realidad es otra, quizá una pequeña apuesta en este sentido es válida, pero insistir en ello resultará en más pérdidas.

10. Garantías extendidas

Comprar la idea de “tranquilidad” respecto a la adquisición de un producto nuevo hace sentirse cómodos a muchos consumidores; sin embargo en los hechos es que este tipo de garantías terminan siendo un gasto, cuando el dinero falta, vale más ir con las estadísticas.