Las 5 señales de que están aprovechando tu presentación de impuestos para estafarte

Los delincuentes se aprovechan del desconocimiento de los procesos fiscales para elaborar sus fraudes

Las 5 señales de que están aprovechando tu presentación de impuestos para estafarte
El crimen organizado suplanta declaraciones de contribuyentes para obtener dinero.
Foto: Scott Olson / Getty Images

Por lo general realizar una declaración fiscal produce una angustia sobre un trámite que suele ser engorroso y que termina por fastidiar a muchas personas, sin contar que también genera una sensación de inquietud sobre si se realizó bien o no el trámite, con la eterna duda de que podría quedar algún pendiente que el Servicio de Rentas Internas (IRS por sus siglas en inglés) tenga por aclarar con los contribuyentes.

Y es justo esa incertidumbre generalizada entre los ciudadanos de la cual se aprovecha el crimen organizado, el cual teje varias tramas de fraudes destinados a estafar a la población haciéndose pasar por funcionarios del IRS a través de varios esquemas, unos más elaborados que otros y de los cuales es importante detectar a tiempo para no caer en estas redes del engaño, por lo que aquí están las 5 señales inequívocas de que se ha ingresado a la mira de los delincuentes a la espera de ser defraudados:

1.- Mensajes

Si llega alguna llamada, correo electrónico o mensaje de texto identificándose como algún representante del IRS, se debe cortar de inmediato la comunicación, sin importar incluso si en el identificador de llamadas aparece la leyenda “IRS”.

Lo más importante en estos casos es que el primer contacto que establece la dependencia es a través del correo tradicional, no vía telefónica o mensajes de texto, por lo que todo aquel que ya tenga alguna información de los contribuyentes será porque la ha obtenido ilegalmente.

2.- Intimidaciones

De acuerdo a los investigadores que han seguido este tipo de estafas, muchos de los fraudes utilizando el gancho del IRS tejen sus tramas desde fuera de los Estados Unidos, por lo que incluso su pronunciación suena con una gramática deficiente y errores de lenguaje, además de que utilizan un tono hostil.

Si bien la gente suele tenerle un especial respeto e incluso miedo al IRS, la institución no tiene como política hacer llamadas y amenazar en las mismas, por lo que en el último de los casos, si se mantiene la duda sobre la autenticidad del mensaje, lo mejor es regresar la comunicación por los canales oficiales y verificar si es que ha sido motivo de algún contacto.

Te recomendamos:

·Las 5 estafas más comunes para los clientes con tarjetas de crédito

3.- Amenazas

En varios casos de estas defraudaciones los estafadores utilizan las intimidaciones aprovechándose de la angustia natural o el desconocimiento que se suele tener respecto a la institución.

Una vez más, usan el miedo e incluso la ignorancia como sus armas más fuertes con las que pretenden conseguir información valiosa y concretar los fraudes, advirtiendo que incluso se llamará a las fuerzas del orden si es que no se cumple con las peticiones, así que vale la pena recordar que este tipo de temas corresponden a las autoridades civiles, no penales, por lo que la policía no es llamada para manejar estos casos.

4.- Pagos inusuales

Los estafadores del IRS acostumbran pedir la compra de tarjetas de prepago o regalo y usarlas para pagar los impuestos, así que aquí vale la pena hacer un alto y preguntarse ¿Por qué el IRS tendría que recurrir a este tipo de mecanismos para recibir la aportación de un contribuyente? de pronto encontrará que es una forma de pago que carece de sentido, igual si se pide una transferencia bancaria.

En caso de que existiera una llamada auténtica por parte del IRS, el organismo no pide el pago inmediato durante la propia llamada.

5.- Reembolso

Una de las variables del fraude del IRS se usa cuando los contribuyentes reciben un depósito directo e inesperado por parte del Departamento del Tesoro, a lo que los estafadores responden haciéndose pasar por agentes del IRS y pide que se reembolse el sobrepago, lo cual está por completo fuera de los procedimientos establecidos por la institución.

Si alguien solicita información bancaria o la devolución del dinero, no hay duda de que se trata de un fraude, incluso de alguien que está usurpando la identidad del contribuyente realizando una declaración a su nombre, obteniendo una devolución y gestionando para que ésta sea reembolsada para concretar la estafa.