Las estafas más comunes que involucran pagos de servicios de energía de tu casa

El consumo de electricidad y otros servicios básicos en los hogares son el pretexto ideal para que bandas de estafadores desarrollen elaboradas tramas destinadas al robo de dinero o identidad de las personas

Los timos en servicios eléctricos se dan en varias modalidades.
Los timos en servicios eléctricos se dan en varias modalidades.
Foto: Sammy Williams / Pixabay

Los servicios públicos como los relacionados al suministro de electricidad en los hogares de los Estados Unidos, se han convertido en un escenario que las bandas delictivas utilizan para desarrollar una serie de tramas destinadas a defraudar a las personas a través de elaborados engaños ya sea en forma presencial, telefónica o en línea, situación que ha alertado a las autoridades y empresas para advertir a los consumidores sobre estas prácticas, destacando las siguientes estafas.

Tarjeta de prepago

Los impostores se hacen pasar por empleados de las posibles compañías de servicios públicos de la zona, ya sea vía telefónica o presencial bajo el argumento de presuntos adeudos en las facturas atrasadas. Con esta trama, ofrecen una rápida solución antes de que les corten a través de un pago vía alguna tarjeta de crédito de prepago como Green Dot, solicitando el número de la tarjeta para evitar la suspensión del servicio, robando así el saldo depositado.

Puerta en puerta

Este tipo de estafa requiere la coartada de contar con un fenómeno natural que interrumpa el servicio eléctrico como las recientes heladas en el estado de Texas, por lo que a partir de el mal tiempo, los timadores llaman a la puerta de las casas ofreciendo restablecer el suministro a cambio de una tarifa que se debe pagar por adelantado y en efectivo.

Falsa inspección

En este tipo de fraudes, los timadores se aproximan a las viviendas haciéndose pasar por trabajadores de la empresa de servicios ofreciéndose a brindar una “auditoría energética gratuita”, o una “inspección de eficiencia”, la cual puede derivar, por un lado en la compra forzada de un producto falso que prometa reducir el consumo eléctrico, o incluso se puede tratar de un esquema de robos en las casas.

Te puede interesar:

·Atención a las estafas que involucran el pago por la vacuna de COVID-19

Calefacción o refrigeración

Los estafadores llegan a las casas de las personas con el pretexto de arreglar e incluso sustituir los aires acondicionados o calderas, realizando reparaciones forzadas para hacer cobros excesivos por ellas.

Cambio de compañía

Con esta trama, los delincuentes brindan la falsa oportunidad de bajar el gasto de consumo energético si se hace un cambio en el proveedor, solicitando los datos del contrato vigente acompañada de la información personal de los consumidores, la cual es usada para después ejecutar otro tipo de estafas con el robo de identidad.

Asistencia Federal

Bajo este engaño, los estafadores se ponen en contacto con los consumidores para dar detalles sobre un falso programa de ayuda federal con el que le ayudan al pago de servicios públicos, pidiendo la información confidencial como números de seguridad social de las personas para robar su identidad y ejecutar otros fraudes a nombre de esa persona.

Trabajo desde casa

Esta es una trama elaborada que se aprovecha de la necesidad de empleo entre las personas, ya que ofrece atractivos puestos de trabajo vía remota, tal y como se están realizando en muchos lugares a propósito de la pandemia por COVID-19, enviando cheques sin fondos vía paquetería o correo urgente con instrucciones destinándolo a la compra de material de oficina, para después cambiar el argumento solicitando un depósito bancario por parte de la víctima con la presunta garantía del cheque.

Phishing

Es uno de los fraudes más comunes de los últimos años y con muchas variantes, ya que están basadas en la tecnología, la cual es usada para enviar correos electrónicos o mensajes de texto haciéndose pasar por una empresa de servicios energéticos solicitando información bancaria instalando un malware en la computadora o teléfono, robando los datos para realizar más estafas a su nombre.