Los cuatro grandes bancos de Estados Unidos tienen un optimismo moderado sobre la recuperación económica

Aunque reportaron caídas interanuales en sus ingresos netos por intereses, manifestaron su esperanza de que una recuperación proporcione un impulso positivo en los próximos trimestres
Los cuatro grandes bancos de Estados Unidos tienen un optimismo moderado sobre la recuperación económica
Wells Fargo, uno de los cuatro grandes bancos de Estados Unidos.
Foto: Justin Sullivan / Getty Images

Los cuatro bancos más grandes de Estados Unidos, JPMorgan Chase, Citigroup, Bank of America y Wells Fargo, expresaron su optimismo de que lo peor del impacto del COVID-19 ha quedado atrás.

Todos reportaron caídas interanuales en sus ingresos netos por intereses y la cantidad de dinero obtenida de los negocios bancarios básicos como los préstamos comerciales y de consumo, sin embargo, manifestaron su esperanza de que una recuperación proporcione un impulso positivo en los próximos trimestres.

Los grandes bancos esperaban que los ingresos por intereses perdieran fuerza después de que la Reserva Federal bajara las tasas a casi cero en marzo. Pero con seis meses para digerir el impacto de los recortes de la Fed, los jefes de los megabancos esperan que una perspectiva económica más brillante haga que los deslucidos resultados del tercer trimestre toquen fondo.

“Creemos que hemos alcanzado un mínimo en los ingresos netos por intereses y deberíamos comenzar a ver que el NII (ingreso de interés neto) se mueve hacia los lados o hacia arriba en los trimestres posteriores”, dijo el director financiero de Bank of America, Paul Donofrio, en una nota publicada por Yahoo! Finance.

La gerencia de Citigroup describió el tercer trimestre como un momento de “estabilización”. El director financiero de Citi, Mark Mason, dijo a los analistas el martes que los ingresos netos por intereses crecerán “ya que el COVID disminuirá un poco”.

Los cuatro bancos desaceleraron significativamente el crecimiento de sus provisiones para pérdidas crediticias en el tercer trimestre, una medida clave del colchón que los bancos reservaron para absorber las pérdidas de los préstamos no cobrados.

En total, los cuatro bancos provisionaron $ 5 billones de dólares por posibles pérdidas crediticias. A modo de comparación, los mismos bancos agregaron $33 billones en provisiones en el segundo trimestre, en lo peor de la crisis de COVID-19.

En JPMorgan Chase, el nivel de reservas que había acumulado en realidad disminuyó trimestre a trimestre. Pero la directora financiera, Jennifer Piepszak, advirtió a los analistas que no lo interpreten como una garantía de una mejor calidad crediticia en el futuro a corto plazo.

“La liberación de reservas se debió principalmente a la liquidación de la cartera y los cambios en la exposición en préstamos mayoristas, por lo que no es un reflejo de un cambio en nuestra perspectiva”, dijo Piepszak.

La renta fija como cobertura económica

El analista bancario de RBC Capital Markets, Gerard Cassidy, dijo a Yahoo! Finance que la rentabilidad de las acciones bancarias depende de qué tan bien se mantenga la economía en los próximos seis meses.

“Lo que realmente va a ser la historia sobre el futuro de las pérdidas crediticias será la fortaleza del cuarto y primer trimestre de la economía”, dijo Cassidy a The Final Round.

Por su parte, los bancos ofrecieron pronósticos ligeramente más brillantes para la economía estadounidense, lo que sugiere que podrían comenzar a liberar reservas en los próximos trimestres.

Pero una incertidumbre sustancial todavía rodea los supuestos económicos de los bancos. Por ejemplo, Mason dijo que Citigroup asume algún estímulo fiscal en el primer trimestre de 2021 como parte de su pronóstico mejorado. Pero en Bank of America, Donofrio dijo a los periodistas que el banco no contempló ningún supuesto de estímulo económico del gobierno cuando estableció sus reservas.

Los bancos se están apoyando en fuentes de ingresos que no son intereses para obtener rentabilidad. Las instituciones con mesas de negociación sólidas pudieron jugar en los mercados de renta fija, en particular. Tras los impresionantes ingresos comerciales en el segundo trimestre, JPMorgan Chase y Citigroup volvieron a rendir en el tercer trimestre con aumentos interanuales del 6% y 18%, respectivamente, en las operaciones FICC (renta fija, divisas y materias primas).

Bank of America, que no alcanzó las estimaciones de ingresos, se quedó atrás y en realidad vio que los ingresos por operaciones de FICC se inclinaban hacia abajo un 2% con respecto a 2019.

Wells Fargo también registró menores resultados comerciales de renta fija en el tercer trimestre. El banco con sede en San Francisco todavía enfrenta un límite en el crecimiento de activos después de su serie de problemas de reputación. El resultado final del banco se vio afectado por sus elevados gastos.