Los millonarios de Nueva York pagarían la tasa impositiva más alta del país

Si se aprueba la tasa impositiva, las personas con mayores ingresos de la ciudad podrían pagar entre 13.5 y 14.8% en impuestos estatales y municipales

Andrew Cuomo, gobernador demócrata de Nueva York.
Andrew Cuomo, gobernador demócrata de Nueva York.
Foto: Jeenah Moon / Getty Images

El estado de Nueva York está listo para aumentar los impuestos a quienes ganan más de $1 millón de dólares. El acuerdo significaría que los residentes ricos de la Gran Manzana pagarían la tasa impositiva local combinada más alta de la nación.

El gobernador Andrew M. Cuomo y los líderes legislativos del estado de Nueva York firmarán un acuerdo presupuestario considerado un duro golpe de las consecuencias económicas de la pandemia.

Durante años, Cuomo se resistió a tal medida, con el argumento de que aumentar los impuestos, especialmente a los ricos, haría que las empresas se fueran del estado. Pero el déficit de ingresos relacionado con el coronavirus, combinado con la creciente fuerza del ala progresista del Congreso local y la pérdida de influencia del mandatario, crearon el escenario para hacerlo.

Si se promulga, el acuerdo aumentaría los impuestos corporativos y sobre la renta para generar $4.3 billones de dólares adicionales al año y potencialmente legalizaría las apuestas deportivas móviles para recaudar $500 millones en nuevos ingresos fiscales.

La medida crearían temporalmente dos nuevos tipos de impuestos sobre la renta a las personas físicas: 10.3% para ingresos entre $5 y $ 25 millones de dólares, y de 10.9% para ingresos superiores a $25 millones, según detalles preliminares obtenidos por The New York Times. Las nuevas tarifas expirarían a fines de 2027.

La tasa del impuesto sobre la renta personal aumentaría del 8.82 al 9.65% para las personas que ganan más de $1 millón y para los contribuyentes conjuntos que ganan más de $ 2 millones de dólares.

La cuestión de quién debería pagar para revivir al país, que aún se recupera de la devastación de la economía por la pandemia, se extiende por todo Estados Unidos. En Washington, el presidente Biden ha propuesto 15 años de aumentos en los impuestos corporativos para ayudar a pagar un paquete de gastos de infraestructura de $2 trillones de dólares en ocho años.

También se espera que el presidente proponga aumentos de impuestos a las personas con altos ingresos, una maniobra que muchos estados también analizan. Los legisladores de California están considerando un impuesto sobre el patrimonio, mientras que el gobernador de Minnesota ha propuesto una nueva tasa impositiva máxima sobre los ingresos en el estado. En el estado de Washington, el Senado estatal aprobó el mes pasado, por un estrecho margen, un nuevo impuesto del 7% sobre las ganancias de capital de más de $250,000 dólares, que el gobernador Jay Inslee, un demócrata, ha dicho que apoya.

Si se aprueba la tasa impositiva en Nueva York, las personas con mayores ingresos de la ciudad podrían pagar entre 13.5 y 14.8% en impuestos estatales y municipales.

Aumentar los impuestos a los ricos en Nueva York ha sido una de las principales prioridades políticas del ala izquierdista del Partido Demócrata, pero Cuomo, un demócrata en su tercer mandato, se había opuesto durante mucho tiempo a la medida. Ahora, la influencia del gobernador sobre el presupuesto, así como otros asuntos en Albany, puede estar debilitándose en medio de varias investigaciones sobre acusaciones de acoso sexual y su manejo de las muertes relacionadas con el coronavirus, que involucran a los asilos de ancianos del estado.

El acuerdo presupuestario podría despejar el camino para un casino en la ciudad de Nueva York, una idea que durante mucho tiempo flotó como una posible bendición para los ingresos fiscales del estado. Los desarrolladores se han entusiasmado con el mercado potencial en una ciudad de nueve millones que una vez atrajo a más de 50 millones de visitantes al año. El lenguaje que circula entre los legisladores permitiría al estado emitir tres licencias de casinos a gran escala, casi con certeza que se otorgarán en la ciudad y los suburbios, acelerando una expansión que estaba programada para comenzar en 2023.

La tasa impositiva de las franquicias corporativas también aumentaría del 6.5 al 7.25%, pero permanecerá sin cambios para las pequeñas empresas. Los aumentos de la tasa de impuestos propuestos fue informado por The Wall Street Journal.

Los demócratas en el Congreso buscaban recaudar más de $7 billones de dólares en nuevos ingresos, principalmente a través del aumentos de impuestos para los ricos, pero la urgencia de aumentar las recaudaciones disminuyó después de que el Congreso aprobó un paquete de estímulo que otorgó al estado $12.6 billones en ayuda directa. Fue un ingreso inesperado que se supone ayudará a cubrir la mayor parte de la brecha presupuestaria de $15 billones de dólares durante los próximos dos años.