Los precios al consumidor en Estados Unidos crecieron más de lo esperado en julio

El índice de precios al consumidor subió un 0,6% el mes pasado y la gasolina representó un cuarto de esa alza

Los precios al consumidor en Estados Unidos crecieron más de lo esperado en julio
La inflación subyacente tuvo su mayor alza en 29 años y medio con el aumento de los costos de los bienes y servicios.
Foto: Mehrad Vosoughi / Pexels

El índice de precios al consumidor (IPC) de los Estados Unidos aumentó más de lo previsto en julio y la inflación subyacente tuvo su mayor alza en 29 años y medio con el aumento de los costos de los bienes y servicios.

El informe del Departamento de Trabajo probablemente no sea el comienzo de un preocupante aumento de la inflación, y es probable que la Reserva Federal (Fed) continúe inyectando dinero a la economía para ayudar a la recuperación de la recesión por las medidas para contener el COVID-19.

Decenas de millones de estadounidenses están desempleados y el rebrote de coronavirus se extiende por todo el país, principalmente en el sur.

El índice de precios al consumidor subió un 0,6% el mes pasado y la gasolina representó un cuarto de esa alza. El IPC había subido lo mismo en junio. En los 12 meses hasta julio, el IPC se aceleró a un 1,0% desde el 0,6% en junio.

Economistas encuestados por algunas agencias habían pronosticado que el IPC subiría un 0,3% en julio y un 0,8% en tasa interanual.

Excluyendo los volátiles componentes de alimentos y energía, el IPC subió un 0,6% el mes pasado, la mayor alza desde enero de 1991 y siguió a una subida del 0,2% en junio. En los 12 meses hasta julio, el IPC subyacente subió a un 1,6% desde el 1,2% marcado en junio.

La Reserva Federal ha adoptado una política monetaria extraordinariamente expansiva, con tasas de interés cerca de cero, compras de activos a gran escala y préstamos a las empresas, entre otras medidas.