Negociaciones por segundo cheque estímulo entran a semana decisiva

Las negociaciones sobre la resolución continua para evitar el cierre del gobierno y el acuerdo sobre el coronavirus permanecerían separados
Negociaciones por segundo cheque estímulo entran a semana decisiva
Mitch McConnell, líder de los republicanos en el Senado.
Foto: OLIVIER DOULIERY / Getty Images

El Senado retoma actividades con una fecha límite de financiamiento gubernamental de fin de mes que se avecina y las conversaciones sobre un quinto paquete de coronavirus estancadas.

Los senadores regresarán al Capitolio el martes por la tarde por primera vez desde principios de agosto, mientras que la Cámara de Representantes estará fuera hasta la semana entrante, luego de extender su receso de agosto hasta el 14 de septiembre. Los congresistas tienen apenas unas semanas para terminar su trabajo, antes de que se vayan de la ciudad nuevamente y regresen después de las elecciones de noviembre.

Después de semanas de llamadas telefónicas diarias, los republicanos del Senado están tratando de finalizar un segundo proyecto de ley de coronavirus más pequeño que incluya un pago de desempleo federal semanal, otra ronda de financiamiento del Programa de Protección de Cheques de Pago, más dinero para exámenes y escuelas, así como protecciones de responsabilidad contra las demandas relacionadas con el coronavirus, informó el reportero Jordain Carney en The Hill.

El senador John Barrasso, miembro de la cúpula republicana, y el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, han dicho que esperan que sus correligionaros puedan revelar el paquete republicano esta semana.

“Tenemos una solución enfocada y dirigida que esperamos que la Cámara apruebe”, dijo Barrasso, que agregó que era el “objetivo” votar sobre el proyecto de ley esta semana.

Después de semanas de conversaciones entre los líderes demócratas del Congreso, Mnuchin y el jefe de gabinete de la Casa Blanca, Mark Meadows, no llegaron a ninguna parte. Los senadores republicanos están ansiosos por votar un proyecto de ley, incluso si no es suficiente.

Forzar la votación, esperan, ayudará a brindar cobertura a los gobernantes republicanos del Senado vulnerables que están tratando de mantener sus escaños mientras el virus ha matado a casi 190,000 estadounidenses, así como también intentará presionar a los demócratas para que reabran las negociaciones.

Los republicanos quieren un proyecto de ley por el que puedan obtener 51 votos, un nivel de unidad que ha sido esquivo para el caucus en las negociaciones sobre otro paquete de ayuda.

“Si podemos llegar a un consenso sobre un paquete, estoy a favor de ponerlo en la sala y permitir que los senadores sean senadores ”, dijo el Senador John Kennedy.

El líder de la mayoría en el Senado, Mitch McConnell, no ha dicho cuándo presentará un segundo proyecto de ley, y las negociaciones sobre un posible paquete continuaron durante el fin de semana. McConnell podría retrasar una votación sobre cualquier posible paquete de coronavirus hasta el jueves, a menos que los senadores lleguen a un acuerdo para acelerar las cosas.

En una carta a los senadores de su partido, el líder de la minoría del Senado, Charles Schumer, desestimó el llamado “proyecto delgado” de los republicanos. Se espera que el proyecto de ley, si los republicanos lo votan, no alcance los 60 votos necesarios para aprobarse.

“Los republicanos pueden llamar a su propuesta ‘delgada’, pero sería más apropiado llamarla ‘demacrada’. Su propuesta parece ser completamente inadecuada y, en todos los sentidos, no satisface las necesidades del pueblo estadounidense ”, escribió Schumer.

Los puntos conflictivos en las negociaciones son en gran parte los mismos que tenían cuando el Congreso se fue de vacaciones: los republicanos han propuesto un paquete de $1.1 billones de dólares, mientras que los demócratas se han alineado detrás del proyecto de ley de $3.4 billones aprobado por la Cámara.

La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, y Schumer ofrecieron reducir $1 billón de su propuesta si los republicanos agregaban la misma cantidad a su oferta, dejando el acuerdo final en el rango de $2 billones. Pero los republicanos y la Casa Blanca lo rechazaron.

También tienen profundos desacuerdos sobre los puntos principales de las políticas, incluida la ayuda para los gobiernos estatales y locales, el seguro de desempleo y la línea roja de McConnell de protecciones de responsabilidad.

El estancamiento en la ayuda del coronavirus se produce cuando los legisladores pronto deberán aprobar otro proyecto de ley de financiación del gobierno. Sin aprobar cada uno de los 12 proyectos de ley de gastos fiscales de 2021, o una resolución continua (RC) a corto plazo, el gobierno cerrará el 1 de octubre.

Se espera que los legisladores aprueben una RC, que continuará con los niveles de financiamiento del año fiscal 2020, para evitar un cierre preelectoral. Se espera que ese proyecto de ley mantenga al gobierno financiado hasta después de las elecciones, aunque no han acordado una fecha de finalización.

En una potencial ventaja para evitar una pelea de cierre, Mnuchin y Pelosi tienen un acuerdo informal para aprobar un CR “limpio”, lo que significa que no habrá disposiciones de política consideradas políticamente controvertidas.