Nuevo paquete de estímulo incluye $25 billones de ayuda para rentas y extiende moratoria contra desalojos

La moratoria contra desalojos se extenderá hasta el 31 de enero de 2021

Una familia pobre es desalojada de su apartamento en Miami, en el verano pasado.
Una familia pobre es desalojada de su apartamento en Miami, en el verano pasado.
Foto: Joe Raedle / Getty Images

Estados Unidos evitará una posible crisis de desalojos cuando el Congreso apruebe el paquete de estímulo económico para enfrentar al coronavirus, que incluye fondos para asistencia de alquiler y la continuación de la moratoria de desalojo a nivel nacional.

El proyecto de ley proporcionará $ 25 billones en ayuda de emergencia para el alquiler y extenderá la moratoria de desalojo a nivel nacional hasta el 31 de enero de 2021.

Las disposiciones son “un comienzo”, dijo la representante Maxine Waters (D) a CNBC Make It y es probable que se necesiten más ayuda y una prohibición de desalojo más prolongada una vez que el presidente electo Joe Biden asuma el cargo en enero.

Cómo funcionará la ayuda para alquiler

Los $25 billones en asistencia para serán financiados a través del Coronavirus Relief Fund (CRF) y administrados por el Departamento del Tesoro. Una vez que los fondos se distribuyen a los estados, los inquilinos solicitarán ayuda a través de organizaciones de ayuda estatales o locales.

La rapidez con la que la asistencia esté disponible dependerá de dónde viva, le dijo a CNBC Make It, Diane Yentel, presidenta y directora ejecutiva de la Coalición Nacional de Vivienda para Personas de Bajos Ingresos (NLIHC). Algunos estados, como Nueva York y California, ya han establecido programas de asistencia de alquiler de emergencia. Otros, como Alabama y Missouri, tendrán que establecerlos.

Es por eso que será crucial para Biden extender la moratoria de desalojo cuando asuma el cargo, ya que algunos estados tardarán más de un mes en establecer programas de ayuda y llevar la asistencia a las personas que la necesitan.

Los fondos se pueden utilizar para pagos de alquiler ​​y servicios atrasados ​​desde el inicio de la pandemia, así como para facturas futuras. Al menos el 90% del dinero que reciben los estados debe utilizarse para brindar asistencia financiera a los hogares.

Los inquilinos serán elegibles para recibir ayuda si el ingreso de su hogar es inferior al 80% del ingreso medio del área (que varía según el condado y el tamaño del hogar).

Sin han calificado para beneficios de desempleo, ha perdido parte de sus ingresos o ha experimentado dificultades financieras debido a COVID-19.

También si pueden demostrar que están en riesgo de perder su hogar.

Los propietarios y las empresas de servicios públicos pueden recibir pagos directamente de los gobiernos estatales y locales siempre que los inquilinos hayan firmado la solicitud. Si los propietarios rechazan la ayuda, los inquilinos pueden solicitar y recibir los fondos y luego pagar a los propietarios. Los hogares son elegibles para 12 meses de asistencia, pero pueden recibir hasta 15 si es “necesario” mantenerlos en su hogar.