Pelosi no quiere apurar un acuerdo que no tenga posibilidades de convertirse en ley

La lideresa demócrata advirtió que en medio de la pandemia han surgido nuevas necesidades, por lo que es probable que se agreguen disposiciones adicionales al paquete que se negocia

Pelosi no quiere apurar un acuerdo que no tenga posibilidades de convertirse en ley
Fuego cruzado. Nancy Pelosi recibe la presión de congresistas de su propio partido.
Foto: Alex Wong / Getty Images

La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, dijo este miércoles que no tiene intención de realizar una votación sobre el paquete de emergencia para mitigar los efectos del coronavirus si carece del apoyo bipartidista para ganar la firma del presidente Donald Trump.

“Podríamos poner un proyecto de ley en la mesa, pero queremos poner uno que se convertirá en ley”, declaró Pelosi en el programa “Morning Joe”, de MSNBC, retomadas por el portal The Hill.

Los comentarios resultaron una decepción para algunos moderados de su partido, que furiosos con el estancamiento en las negociaciones sobre la próxima ronda de ayuda de emergencia, han pedido que Pelosi presente otro proyecto de ley demócrata a la Cámara, tanto para presionar a los republicanos para que vuelvan a la mesa de negociaciones y como para dar argumentos políticos a los legisladores vulnerables cuando regresen a sus distritos.

Algunos demócratas han solicitado a los líderes del partido que “recalibren” la Ley HEROES, de $3.4 billones de dólares, aprobada por la Cámara en mayo, mientras que otros quieren un enfoque más específico para abordar la crisis de salud pública, el desempleo desenfrenado y la amenaza para las pequeñas empresas que representa la pandemia.

Pelosi, quien negoció exitosamente con el secretario del Tesoro Steven Mnuchin el paquete de ayuda anterior, enfatizó la importancia de llevar regresar a las negociaciones a los funcionarios de la Casa Blanca.

“Tenemos varios tipos de opiniones: los que quieren que pongamos $3.4 billones de dólares y comencemos a negociar desde ahí y los que quieren que simplemente pongamos algo. Pero lo que queremos es una propuesta que se convierta en ley y eso requiere negociación”.

Las diferencias han aumentado esta semana, después de un largo receso de verano. Los líderes de los diversos grupos moderados, Blue Dogs, New Democrat Coalition y Problem Solvers Caucus, han expresado su preocupación de que los cuatro meses que han pasado desde la votación de la Ley HEROES han creado percepciones entre los votantes que los demócratas de la Cámara de Representantes han dejado de trabajar para abordar la crisis.

Pelosi enfatizó el miércoles que los demócratas ya han recortado sus demandas para el próximo proyecto de ley de ayuda de $3.4 billones a $ 2.4 billones de dólares, mientras que los republicanos se han movido en la dirección opuesta.

“Hemos bajado, pero por las necesidades del pueblo estadounidense sólo podemos llegar hasta cierto punto”, dijo la representante por California.

En medio de la disputa intracaucus, Pelosi se ha ganado el fuerte respaldo de liberales, sindicatos y poderosos presidentes de comités, que están ocupados trabajando para cambiar ciertos plazos dentro de las disposiciones de la Ley HEROES para reducir el costo del proyecto de ley general sin recortar los beneficios reales. Pelosi advirtió, sin embargo, que han surgido nuevas necesidades desde mayo y es probable que se agreguen disposiciones adicionales al paquete.

El debate resalta el dilema que enfrentan Pelosi y otros líderes del partido de cara a las elecciones presidenciales de noviembre.