Plan de Infraestructura y American Families Plan: Schumer y Biden enfentan la frágil unidad de los congresistas demócratas

El liderazgo de Schumer estará a prueba en un verano clave para los programas del presidente Biden y el futuro de los demócratas

Los cuatro grandes. Harris, Biden, Schumer y Pelosi. Los demócratas del más alto nivel deben mantener la unidad de sus congresistas para llegar a acuerdos.
Los cuatro grandes. Harris, Biden, Schumer y Pelosi. Los demócratas del más alto nivel deben mantener la unidad de sus congresistas para llegar a acuerdos.
Foto: Getty Images

El líder de la mayoría del Senado, Charles Schumer, enfrenta el reto de unir al caucus demócrata de cara a las negociaciones para tratar de sacar adelante los programas económicos del presidente Joe Biden.

Schumer, quien ha promocionado la unidad como un activo crucial, ahora deberá movilizar a los demócratas del Senado para que se mantengan unidos en medio de nuevos signos de división entre los moderados Joe Manchin y Kyrsten Sinema, y un ala progresista cada vez más inquieta.

Si lo logra tendrá grandes consecuencias, no solo para la agenda del presidente Biden, sino para el futuro del país y el suyo, pues el próximo año enfrentará unas elecciones en donde buscará la reelección.

“Su trabajo es utilizar todas las herramientas que tiene para unificar su grupo y hacer avanzar las cosas. Ese es su mandato como líder”, dijo Mary Small, directora nacional de defensa del grupo progresista.

Los demócratas del Senado se las han arreglado para mantenerse unidos desde que Schumer asumió el liderazgo en 2017 y han enfrentado los esfuerzos de derogación y reducción de impuestos de Obamacare y la nominación de la jueza Amy Coney Barrett a la Corte Suprema. Recientemente, esa unidad permitió a los demócratas aprobar un amplio paquete de ayuda para el coronavirus de $1,9 billones de dólares sin ningún apoyo republicano.

Pero ahora inicia un periodo de trabajo en medio de tensiones internas que amenazan con obstaculizar algunas de las mayores promesas de política de los demócratas, muchas de las cuales ya han pasado la Cámara y están detenidas en el Senado… no necesariamente debido a la oposición republicana.

En una carta a su caucus sobre el próximo periodo de trabajo, advirtió que las próximas semanas serían “extremadamente desafiantes” para la mayoría de 50 miembros. Además de las batallas en el Senado, los demócratas deberán decidir si seguir adelante con la infraestructura por su cuenta en medio de una creciente frustración con las conversaciones bipartidistas que ha sostenido el presidente.

“Quiero dejar claro que las próximas semanas serán difíciles y pondrán a prueba nuestra determinación como Congreso y grupo parlamentario”, escribió Schumer a sus correligionarios. “El pueblo estadounidense nos dio un Senado demócrata para hacer acciones grandes y audaces sobre los principales problemas que enfrentamos. Y eso es lo que haremos”.

Los expertos del Senado dicen que es poco probable que los demócratas puedan deshacerse del obstáculo de los 60 votos para sacar adelante sus programas.

“La idea de que los demócratas puedan reunir 50 votos para una eliminación a gran escala del obstruccionismo, creo que es poco probable”, dijo Matt Glassman, investigador principal del Instituto de Asuntos Gubernamentales de Georgetown. Para forzar un cambio de reglas, Schumer necesitaría el apoyo de todos los miembros de su grupo y Manchin y Sinema se han opuesto a deshacerse del obstruccionismo, posiciones que duplicaron durante el receso del Senado.

“Siempre he dicho: ‘Si no puedo ir a casa y explicarlo, no puedo votar ‘. Y no puedo explicar la reforma electoral estrictamente partidista o hacer explotar las reglas del Senado para acelerar la agenda de un partido”, escribió Manchin en un artículo de opinión publicado el domingo.

En el otro flanco de Schumer y Biden hay progresistas que han advertido que no reducirán el alcance de su paquete de infraestructura solo para ganarse a los republicanos.

“Cuando el Partido Republicano aprobó la legislación para proporcionar una exención fiscal de $1 billón a las corporaciones sin un solo voto demócrata, no escuché a mis colegas republicanos decir ‘Espera. Tiene que ser bipartidista’. Por favor, no me digan que no podemos usar las mismas herramientas para ayudar a los trabajadores”, dijo el presidente del Comité de Presupuesto del Senado, Bernie Sanders.