Por qué el futuro de Medicaid depende del ganador de las elecciones presidenciales

Durante cuatro años la administración Trump ha tratado de reducir el programa de asistencia médica; una victoria demócrata podría revertir las cosas

Por qué el futuro de Medicaid depende del ganador de las elecciones presidenciales
Manifestantes en Miami piden que no se recorten fondos a MedicAid.
Foto: Joe Raedle / Getty Images

Medicaid brinda atención médica a millones de estadounidenses de bajos ingresos, pero su futuro está en el aire y depende de quien sea el ganador de las elecciones presidenciales de este martes. Durante los últimos cuatro años, la administración Trump ha tratado de reducirlo, pero una victoria del demócrata Joe Biden podría llevar el programa en sentido contrario.

Solo en Florida, aproximadamente 1.5 millones de personas serían elegibles para la cobertura bajo la expansión de Medicaid, según estimaciones del Florida Health Justice Project. Es un número que ha crecido recientemente debido a los problemas económicos y la pérdida de puestos de trabajo provocados por la pandemia, dice un reportaje por el sitio de la radio pública estadounidense NPR.

Florida es uno de los 12 estados que no han expandido Medicaid a través de la Ley de Cuidado de Salud a Bajo Precio. Esa parte de la Ley de Asistencia Asequible (ACA) estaba destinada a brindar cobertura médica a adultos que están trabajando, pero que no tienen seguro a través de su trabajo, ya sea porque no se ofrece o porque no pueden pagar las primas.

“La pandemia realmente ha elevado la visibilidad del sufrimiento y trasciende las líneas socioeconómicas”, dice Miriam Harmatz, directora ejecutiva del Proyecto de Justicia Sanitaria de Florida. “Hay personas que no hubieran esperado que estuvieran entre las filas de los no asegurados”.

Bajo la administración de Biden, los demócratas podrían cumplir con una propuesta conocida como “la opción pública”, que brindaría cobertura a las personas de este grupo sin seguro médico sin tener que esperar a que los funcionarios estatales tomen medidas sobre Medicaid.

Pero Harmatz tiene la esperanza de que Florida aún pueda unirse a las filas de los estados en expansión, sin importar quién se convierta en presidente.

Incluso bajo la administración Trump, algunos estados liderados por republicanos han avanzado con la expansión de Medicaid después de negarse inicialmente. Nuevos datos de encuestas del Commonwealth Fund revelan que la expansión es popular entre los votantes, incluso entre los republicanos de 10 estados indecisos que pueden decidir el resultado de esta elección.

Este verano, los votantes de Oklahoma y Missouri aprobaron medidas electorales para expandir Medicaid, en contra de los deseos de sus gobernadores y legisladores republicanos.

El mes pasado, la solicitud de Georgia para expandir Medicaid fue aprobada. Sin embargo, la expansión se aplicará a menos adultos que en otros estados, permitirá que el estado cobre algunas primas mensuales y requiera que los adultos trabajen o participen en otras “actividades calificadas”. El gobernador de Georgia, Brian Kemp, elogió la expansión limitada de Medicaid como una forma de ahorrar dinero.

En los últimos cuatro años, los funcionarios de salud de Trump han presionado a los estados para que busquen formas de gastar menos en Medicaid.

“Creo que la administración Trump ve a Medicaid de la misma manera que lo hace toda administración republicana, como una especie de molestia”, dice Michael Cannon, director de estudios de políticas de salud en el Cato Institute.

Hacer que los requisitos laborales formen parte de la elegibilidad ha sido la forma más popular de tratar de controlar los gastos y rechazar la expansión de Medicaid. Pero los tribunales han bloqueado esos requisitos.

La iniciativa más amplia respaldada por los republicanos, que se ha desviado un poco por la pandemia, pide a los estados que revisen la forma en que se paga Medicaid. Actualmente, cada estado divide los costos de Medicaid con el gobierno federal, y los federales pagan del 50% al 75% del costo de cada inscrito, según el estado. La nueva idea de pago, denominada “subvención en bloque”, implicaría que el gobierno federal otorgara a cada estado un pago único anual para Medicaid y esencialmente limitaría la responsabilidad del gobierno federal. Las subvenciones en bloque han sido una ambición del Partido Republicano durante décadas.

La política de empujar y tirar sobre Medicaid asume que la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio permanecerá intacta, incluido el 90% del dinero de contrapartida federal en el que la mayoría de los estados han confiado para ampliar la cobertura a los trabajadores pobres. Pero la administración Trump todavía presiona para que la Corte Suprema derogue toda la ley el próximo 10 de noviembre.

“No esperaríamos que eso continúe bajo la administración de Biden”, dice Rachel Nuzum, vicepresidenta de política de salud federal y estatal del Commonwealth Fund. “Así que hay un poco de incertidumbre. Lo que sabemos es que los estados no pueden operar bien en un entorno de incertidumbre”.

Nuzum dice que esta elección, desde las contiendas legislativas estatales hasta la Casa Blanca, tiene el potencial de brindar un poco más de certeza sobre cómo millones de estadounidenses recibirán su atención médica.