Por qué el servicio de teléfono celular es tan caro en Estados Unidos

La infraestructura invertida por las empresas y los altos impuestos por la telefonía son las principales causas

Por qué el servicio de teléfono celular es tan caro en Estados Unidos
En 2020, T-Mobile adquirió a la compañía Sprint, reduciendo la competencia en el mercado.
Foto: Bruce Bennett / Getty Images

Estados Unidos suele presumir de contar con una de las ofertas de más alta calidad en lo que a prestación de servicios básicos se refiere; sin embargo, esto no necesariamente viene acompañado de un precio asequible para muchas personas, tal es el caso de la telefonía celular, ramo en el que los consumidores estadounidenses pagan una de las tarifas más caras de todo el mundo.

De acuerdo a información publicada por el portal financiero CNBC, en promedio, cada usuario de telefonía celular en los Estados Unidos gastó $1,210 dólares al año en este servicio durante 2019, es decir, poco más de $100 dólares al mes, cifra que se incrementa a cerca de $120 dólares mensuales para el segmento de entre 25 y 64 años de edad.

En Estados Unidos hay tres compañías preponderantes con red propia que brindan el servicio de telefonía celular y transmisión de datos: AT&T, Verizon y T-Mobile, la cual en abril de 2020 oficializó su fusión con Sprint, absorbiendo su red, con lo que la competencia se redujo, así como las opciones para los consumidores.

Te puede interesar:

·Lo que tienes que saber si quieres aplicar para un teléfono inteligente gratis en Estados Unidos

¿Por qué es tan caro el servicio de telefonía celular en los Estados Unidos?

En primera instancia es importante considerar que contar con una red de telefonía celular que tenga una cobertura nacional implica un alto costo para las empresas, ya que esto incluye la instalación de alrededor de 154,000 antenas en todo el país, infraestructura necesaria para comunicar a la población desde su dispositivo móvil, en inversiones multimillonarias, que al final se traducen en una parte de la tarifa para los usuarios.

“Los tres principales operadores gastan unos $10,000 millones de dólares al año en inversiones de capital en su red que se destinan a la infraestructura para que éstas funcionen. Y probablemente tienes entre $10,000 y $20,000 millones de dólares de gasto adicional por compañía en gastos operativos para mantener estas redes funcionales”, explicó Jonathan Chaplin, gerente de Servicios de Comunicaciones de los Estados Unidos para New Street Research, empresa de investigación especializada en telecomunicaciones y tecnología, en entrevista para CNBC.

Sin embargo, buena parte del cargo en la factura de telefonía celular proviene de los impuestos a todos los niveles. De acuerdo a la investigación del portal, desde 2008, las tarifas en telefonía celular han bajado un 26%, pero los impuestos en la red inalámbrica se han incrementado en un 50%, y tan solo en estimaciones de 2020, los consumidores estadounidenses habrían pagado $17,500 millones de dólares en impuestos, tasas y recargos de los gobiernos federales, estatales y locales, lo que representa casi una cuarta parte de la factura media nacional.

“El Fondo Federal de Servicio Universal, es administrado por la Comisión Federal de Comunicaciones, con lo que se paga por la banda ancha y los servicios telefónicos en algunas zonas rurales donde puede no ser rentable ofrecer estos servicios”, comentó Ulrik Boesen, analista de la Tax Foundation.

Las tarifas pueden variar incluso dependiendo de cada estado, según Business Insider, los impuestos en 2018 para la telefonía celular eran casi seis veces más caros que en Nevada.

La noticia positiva en medio de las altas tarifas es que no se prevé que éstas se incrementen en los próximos años a pesar de la incorporación de la red 5G, ya que es la competencia la que controla los precios de los datos móviles.