¿Por qué es diferente la APR (tasa porcentual anual) de la tasa de interés de un préstamo personal?

Muchos consumidores se confunden entre la tasa de interés y la tasa porcentual anual. Aquí despejaremos tus dudas para qué sepas cuánto va a costar tu préstamo

La tasa de interés y la tasa porcentual anual difieren una de otra, salvo por ciertas características que imponga el prestamista.
La tasa de interés y la tasa porcentual anual difieren una de otra, salvo por ciertas características que imponga el prestamista.
Foto: Karolina Grabowska / Pexels

Solicitar un préstamo personal es una posibilidad para todas las personas para cumplir cualquiera de sus metas financieras. Sin embargo, entre los criterios importantes para la hora de saber cuánto vas a pagar, muchos clientes se confunden entre la tasa porcentual anual (APR) y la tasa de interés propia del préstamo. ¿Cuál es la diferencia? Aquí te la decimos.

Al igual que cualquier otro producto crediticio, los préstamos personales tienen intereses. A esos intereses se les conoce popularmente como APR. En ese sentido, muchos consumidores entienden el APR y el interés como dos términos financieros de manera indistinta, cuando difieren sus significados.

¿Qué son los intereses en un préstamo?

Hay que recordar que un préstamo es un producto y como tal tiene un costo. Los prestamistas cobran tasas de interés que pueden oscilar desde el 2.49% y más del 24%. Ese porcentaje es el costo que pone el prestamista por el producto que te ofrece. La tasa de interés promedio de préstamos personales para aquellos que son de dos años es de alrededor del 9.46%, según los datos del primer trimestre de 2021 de la Reserva Federal.

La tasa de interés se expresa como un porcentaje aplicado a tu saldo mensual restante. La ventaja de los préstamos a diferencia de las tarjetas de crédito, es que usualmente tienen una temporalidad determinada previamente que te permite saber cuánto vas a pagar durante el periodo de tu producto.

La tasa de interés determina cuánto pagarás por pedir dinero prestado durante la vigencia del préstamo. Por ejemplo, para un préstamo de dos años, tendrás una tasa de interés aplicado para los 24 pagos mensuales que deberás cubrir. Cada mes, una parte de tu pago se aplica al saldo que aún adeudas, mientras que otro porcentaje se aplica a los intereses o la tarifa que pagas por el préstamo.

Existen dos tipos de tasas interés: las tasas de interés fijas, que se mantienen igual durante la vigencia de tu préstamo; y las tasas de interés variable, que están sujetas a los cambios del mercado que podrían afectarte de un mes a otro.

¿Qué es el APR en un préstamo?

La tasa de interés anual (APR) es la que cubre el costo anual que pagas en total por el préstamo que solicitaste, donde se incluye la tasa de interés y las tarifas asociadas con el producto, específicamente las tarifas de originación y/o las tarifas administrativas únicas.

Cuando el prestamista no determina tarifas adicionales, entonces, el APR es la misma que la tasa de interés. Sin embargo, muchos prestamistas cobran tarifas de apertura que oscilan entre el 2% y el 10%. Dichos cargos no cambiarán tu tasa de interés, pero se suman al costo total del préstamo.

En pocas palabras, si el APR no incluye otras tarifas derivadas por el préstamo que solicitaste, entonces, es igual que la tasa de interés. Antes de firmar cualquier documento, déjalo en claro con tu prestamista para que sepas exactamente cuánto te costará el préstamo.

También te puede interesar:

• ¿Cuánto dinero debes gastar en comprar tu casa? Te decimos cómo calcularlo
• ¿Cómo calculan los bancos tu deuda de la tarjeta de crédito? Hazlo tú mismo y paga menos intereses
• El tiempo y la tasa de interés: las claves para saber cuándo deberías refinanciar tu hipoteca