Por qué es tan riesgoso usar los programas de “compre ahora, pague después”

La modalidad de "compre ahora, pague después" se ha vuelto muy popular. Sin embargo, 1 de cada 3 consumidores que lo han usado se han atrasado en los pagos, contrayendo elevadas deudas. En SoloDinero te explicamos este y otros riesgos de estos programas de adquisiciones en Estados Unidos

Por qué es tan riesgoso usar los programas de “compre ahora, pague después”
Foto: Shutterstock

La modalidad de adquisición de productos denominada “compre ahora, pague después” se ha vuelto muy popular en los tiempos recientes (de hecho, un reporte de Insider Intelligence señala que esta forma de comprar se incrementará en un 20.7% para el año 2028) , pues en medio del embate inflacionario (el cual llegó a sus niveles más altos en décadas con una inflación interanual de 9.1% en junio), muchos ven en este método una oportunidad para obtener productos que de otra manera no podrían permitirse.

Esta forma de comprar implica que puedes dividir tu compra en varios plazos, lo que te permite adquirir el producto sin pagar por su precio completo, el cual liquidarás en cuatro o cinco pagos mensuales.

Sin embargo, también conlleva su riesgo, un peligro tan alto que incluso es desaconsejado por planificadores financieros.

En SoloDinero te explicamos por qué esta forma de comprar es tan arriesgada y, por tanto, deberías usarla de manera prudente o incluso evitara.

¿Por qué es tan riesgoso usar los programas de “compre ahora, pague después”?

La modalidad de “compre ahora, pague después” se ha vuelto particularmente popular entre los consumidores estadounidenses por su accesibilidad de aprobación. Esto significa que no requiere de puntajes de crédito altos para ser autorizado, lo que permite que incluso personas con historial crediticio pobre puedan adquirir productos de manera asequible.

A esta facilidad se le agrega que este tipo de adquisiciones suelen ser aprobadas de forma casi inmediata y lo mejor: sin cargos extras por concepto de intereses.

Sin embargo, expertos coinciden en que las personas con tendencia al sobregasto deberían evitar la modalidad “compre ahora, pague después”, pues puede llegar a descontrolar presupuestos y, eventualmente, llevar a atrasos en el cronograma de pagos, lo cual acarrea serias consecuencias.

Por una parte, los pagos tardíos pueden llevar al cobro de penalizaciones que pueden encarecer la compra del producto. De hecho, las cuotas por pagos atrasados pueden ser de hasta 30% del producto.

Un estudio reciente, reseñado por Business Insider, demostró que uno de cada tres consumidores que usó el programa “compre ahora, pague después” se atrasó en uno o más pagos.

Pero el incumplimiento de pagos también podría afectar negativamente tu historial crediticio. Esto es debido a que las aplicaciones de “compre ahora, pague después” suelen reportar ante las instituciones de crédito cualquier atraso en los desembolsos semanales o mensuales establecidos, lo que impactará inmediatamente en tu puntaje de crédito.

Al menos 72% de los usuarios han asegurado que su puntaje de crédito ha disminuido debido que han participado en programas de “compre ahora, pague después”.

Recomendaciones alternativas a la modalidad “compre ahora, pague después”

Por las razones establecidas anteriormente, muchos planificadores financieros no han dudado en calificar los programas “compre ahora, pague después” como préstamos depredadores.

Si bien puede parecer una oportunidad para adquirir bienes de lujo como computadoras costosas, lo cierto es que más de la mitad de las personas que han hecho compras bajo este programa se han arrepentido, pues no han podido cumplir con las obligaciones de deuda sucesivas, de acuerdo con un reporte elaborado por Juniper Research.

Es por ello que analistas financieros coinciden en que es importante practicar el ahorro antes que optar por comprar determinados bienes (lujosos) por medio de la modalidad “compre ahora, pague después”.

Otra recomendación es la de organizar un presupuesto de todas las compras hechas bajo esta modalidad y sus respectivos cronogramas de pago, a fin no atrasarse con ninguna de las obligaciones de esta novedosa forma de adquirir productos y no cargar con deudas innecesarias.

También te puede interesar:

Consumidores estadounidenses están confundidos sobre cómo funciona el servicio “Compre Ahora, Pague Después”, según encuesta
Préstamos “Compre ahora, pague después” de Affirm: los beneficios de usar este servicio