¿Por qué los economistas descalifican los argumentos en contra de extender los beneficios de desempleo?

Cortar una política que ayuda a mantener el gasto puede ser una idea perjudicial, tanto para el bienestar de los hogares como para la estabilización macroeconómica

¿Por qué los economistas descalifican los argumentos en contra de extender los beneficios de desempleo?
La situación de millones de desempleados pordría agravarse en las siguientes semanas.
Foto: Joe Raedle / Getty Images

En menos de dos semanas, el seguro de desempleo mejorado (UI) que beneficia a 30 millones de estadounidenses, expirará. Aunque los republicanos del Congreso se han opuesto a extender los $600 dólares adicionales a la semana en ayuda federal más allá de finales de julio, la Administración Trump señaló esta semana que está abierta a mejorar los beneficios de alguna manera.

Esas son buenas noticias para las decenas de millones de estadounidenses que actualmente no tienen trabajo y también para una economía que trata de recuperarse de la crisis provocada por la pandemia de coronavirus, dicen los economistas.

Josh Bivens y Heidi Shierholz, economistas del Economic Policy Institute, un “think tank” de izquierda, han considerado que estos beneficios han sido la “mejor” parte de la respuesta económica porque no solo ayudó a mantener a las personas en casa en medio de una crisis de salud global, sino que también conservó el dinero en movimiento a través de la economía. El gasto del consumidor es crítico para cualquier tipo de recuperación.

“Cortar una política que ayuda a los hogares a mantener el gasto es una idea terrible, tanto para el bienestar de estos hogares como para la estabilización macroeconómica”, escribe Bivens.

Los opositores a la extensión de los beneficios adicionales dicen que desincentiva a las personas a regresar al trabajo, lo que dificulta la recuperación. Incluyendo los $600 dólares adicionales por semana del gobierno federal, se estima que dos tercios de los trabajadores que perdieron sus trabajos debido al coronavirus son elegibles para beneficios que exceden sus salarios normales, según un documento reciente de la Oficina Nacional de Investigación Económica (National Bureau of Economic Research).

El secretario del Tesoro, Steve Mnuchin, dice que la administración quiere asegurarse de que nadie obtenga más dinero como desempleado de lo que normalmente obtendría en el trabajo. Pero investigaciones recientes indican que las personas que reciben beneficios de desempleo tienen más probabilidades de buscar trabajo que aquellas que han agotado sus beneficios.

Y hay más datos reveladores: en mayo hubo 3.9 personas desempleadas por cada trabajo disponible en Estados Unidos, según la Oficina de Estadísticas Laborales. De acuerdo con un nuevo informe de Glassdoor, 50 estados vieron una disminución en las ofertas de trabajo en las últimas dos semanas, que cayeron un 5,5%. Sin mencionar que otros informes indican que muchas personas que califican para el seguro de desempleo aún no han recibido ningún beneficio.

No es que las personas no quieran volver a trabajar porque están recibiendo más dinero. Por el contrario, aún no hay empleos disponibles, dijo a CNBC Beth Akers, ex economista del personal del Consejo de Asesores Económicos del ex presidente George W. Bush. Cuando hay trabajos disponibles, muchas personas quieren volver a trabajar, a pesar de una pandemia que ha empeorado nuevamente en todo el país.

Los beneficios de desempleo, un impulso a la economía

El aumento de la asistencia por desempleo, junto con el gasto en asistencia alimentaria, proporcionará el impulso más significativo al producto interno bruto de Estados Unidos durante el próximo año, dijeron recientemente el economista jefe de Moody’s Analytics, Mark Zandi, y el profesor de economía de Harvard, Raj Chetty.

“No es que muchas personas que tienen empleo elijan no ir a trabajar”, dijo Chetty en una sesión informativa del Center on Budget and Policy Priorities la semana pasada. “No hay trabajo que hacer”.

En mayo, la Cámara aprobó un proyecto de ley que ampliaría el beneficio mejorado de $600 hasta diciembre de 2020, aunque no se espera que el Senado la avale. Los legisladores republicanos han hecho otras propuestas, incluidas las bonificaciones por regreso al trabajo y la vinculación de la ayuda a la tasa de desempleo. Pero el aumento del desempleo podría hacer que se incluya en el próximo paquete de estímulo.

Mientras el Congreso debate qué hacer a continuación, casi el 32% de los hogares de Estados Unidos no cubrieron sus pagos de vivienda en julio y el Urban Institute estima que decenas de millones de estadounidenses enfrentarán un “abismo de ingresos” a fines de este mes, sin la capacidad para solventar sus gastos en alimentos, vivienda y otros servicios básicos.