¿Por qué muchos estadounidenses no utilizaron su tercer cheque de estímulo para invertirlo en la bolsa?

Los nuevos inversionistas son muy sensibles a los cambios en el mercado de valores, por lo que es probable que regresen cuando la recuperación sea más sostenida

Miles de estadounidenses invirtieron parte de sus primeros cheques de estímulo en la bolsa.
Miles de estadounidenses invirtieron parte de sus primeros cheques de estímulo en la bolsa.
Foto: brapps / Wunderstock

Tras la entrega del tercer cheque de estímulo, Wall Street esperaba que inversionistas no profesionales inyectaran una parte de sus $1,400 dólares en el mercado de valores y compraran acciones de marcas populares como Tesla y Apple, como lo hicieron con los primeros pagos de ayuda. Pero hasta ahora, eso no ha sucedido.

Los inversores minoristas que ayudaron a impulsar fenómenos como el de GameStop hace unas semanas, no han mostrado el mismo entusiasmo por comprar sus títulos tecnológicos favoritos, acciones u opciones de compra a corto plazo con la ferocidad que exhibieron a fines de enero y principios de febrero. Las compras netas diarias de acciones estadounidenses por parte de inversores minoristas cayeron a fines de marzo, justo cuando los cheques de estímulo llegaban a las cuentas bancarias, según muestran los datos de VandaTrack, de Vanda Research.

Peter Boockvar, director de inversiones de Bleakley Advisory Group, dijo que esta es una de las principales razones por las que el VIX, una medida de la volatilidad del mercado de valores de Estados Unidos, cayó recientemente a su nivel más bajo desde febrero de 2020: “La caída en el VIX se debe en parte a una menor especulación minorista“, señaló Boockvar.

¿Qué ha provocado que los pequeños inversionistas no compren?

A medida que los temores inflacionarios se reflejaron en los mercados, las acciones que habían mostrado mucho impulso, beneficiando a los minoristas, comenzaron a cambiar de rumbo. Apple cayó un 8% en febrero, mientras que Tesla perdió más del 15% en febrero y marzo.

Eso asustó a los nuevos inversores, que son muy sensibles a estos cambios, dijo el cofundador de Vanda Research, Eric Liu. “Cuando el valor de las carteras minoristas retrocede, eso a menudo conduce a cambios en los hábitos de compra”.

“Existe una relación clara entre el desempeño del sector minorista hoy y su propensión a invertir mañana”, dijo Liu.

¿Qué pasará? No se espera que los inversores minoristas permanezcan al margen indefinidamente, aunque ahora existe la sensación de que buscan algo nuevo en qué invertir. Recientemente hubo una inversión significativa en fondos amplios que cotizan en bolsa, lo que indica que no hay mucha convicción sobre el próximo objetivo, agrega Liu.

Si los Big Tech comienzan a recuperarse constantemente, el cálculo podría cambiar y los temores de febrero podrían dejarse de lado. Las acciones de Facebook, Apple, Amazon, Netflix y Google, además de Microsoft, representan aproximadamente el 28% de la cartera minorista típica, según Vanda Research.

“Si esos grandes nombres vuelvan a tener un rendimiento superior, entonces las inversiones minoristas volverán a aparecer”, agrega Liu.

Apple, Amazon y Microsoft ya han ganado un 9% en abril, mientras que Alphabet, matriz de Google, ha crecido más del 10%. Con la próxima temporada de ganancias, los buenos resultados podrían ayudar a que estas acciones suban, alentando al comercio minorista a volver al ruedo, aunque también sigan expuestos a preocupaciones sobre precios más altos una vez que se mantenga la recuperación económica, una tendencia que perjudica a las acciones de rápido crecimiento.