Por qué recientemente los jubilados estadounidenses en el extranjero debieron someterse a extremos ajustes financieros

Vivir en el extranjero es un desafío en sí mismo; el COVID-19 lo maximiza

Por qué recientemente los jubilados estadounidenses en el extranjero debieron someterse a extremos ajustes financieros
Los jubilados en el extranjero han tenido que enfrentar desafíos financieros y emocionales para afrontar la pandemia de COVID-19.
Foto: JD Mason / Unsplash

Desde el momento en el que se retiran, muchos estadounidenses deciden cambiar de residencia y pasar unas largas vacaciones fuera del país. La pandemia de COVID-19 no sólo afectó a los ciudadanos dentro de Estados Unidos sino también a aquellos que se encontraban o encuentran todavía en el extranjero. En el mundo tuvimos que recluirnos en cuarentena. Al menos muchos están cerca de su familia, pero ¿cómo tuvieron que afrontarlo los jubilados que están en otros países?

Para empezar, luego de que el gobierno de EE.UU. aprobó el paquete de estímulo desde marzo, los expatriados que mantienen una dirección postal dentro del país y con una cuenta bancaria estadounidense pueden haber recibido el cheque de estímulo si eran elegibles; pero hay otros que si viven en el extranjero no pudieron cobrarlo.

Si eres elegible para un cheque de estímulo y tienes cuenta bancaria en Estados Unidos, puedes entrar a la página del IRS y solicitar el depósito directo.

Otro asunto por el que los jubilados deben preocuparse al estar en el extranjero y durante esta pandemia es el verificar que su plan de seguro cubra los servicios de salud necesarios para ellos. Mientras que en Estados Unidos tienen Medicare a partir de los 65 años, éste es un tema por el que los retirados deben contemplar mudarse o no a cualquier otro país, ya que la cobertura de servicios médicos puede ser limitada en otros países.

Si tienes una condición vulnerable al COVID-19 con enfermedades respiratorias graves u otro tipo de enfermedades crónicas, es necesario que revises tus pólizas actuales de tu seguro de salud en el país en el que estés para garantizar que tendrás la cobertura suficiente en el caso de que lo necesites.

Vivir en cuarentena no ha sido nada sencillo para ninguno, pero para aquellos jubilados en el extranjero ha sido todo un reto emocional. Sin poder realizar viajes, con países aún con restricciones de vuelos, han tenido que conformarse con videollamadas para ver a sus seres queridos dentro de EE.UU., sin contar que muchos adultos mayores desconocen el funcionamiento de las herramientas tecnológicas, lo que ha convertido en todo un desafío mantener la comunicación.

Aunque el dólar es una de las monedas más fuertes en el mundo, eso no debe llevar a los retirados en el extranjero a vivir con exceso de confianza. De acuerdo con U.S. News, la pandemia ha causado trastornos en el mercado de valores y cierres de negocios, y los expatriados pueden sentir los efectos dominó de eso en sus vecindarios. Es tal la volatilidad actual en el mercado mundial, que los jubilados deben estar al pendiente para no ser sorprendidos e incluso estafados de alguna manera por el pago de servicios de un precio que no corresponde.

Asimismo, estas fluctuaciones en la bolsa han generado que algunas inversiones caigan, por lo que también deben monitorear constantemente sus cuentas de jubilación. Sin embargo, si además tienes una cuenta de inversión debes guardar la calma y no entrar en pánico haciendo movimientos emocionales bruscos. Recuerda que tus inversiones siempre debes pensarlas como formas de obtener rendimientos a largo plazo. La llegada de una vacuna y mayor control de la enfermedad generará confianza en el mercado y todo volverá a su equilibrio.

También te puede interesar: