Preocupados por su trabajo, pilotos de avión aprenden a volar drones

Un operador de dron puede ganar hasta $150 dólares por hora y eun curso para certificarse ronda los $1000 dólares

Preocupados por su trabajo, pilotos de avión aprenden a volar drones
En el otoño miles de pilotos podrían perder su empleo y buscan opciones laborales.
Foto: Bruce Bennett / Getty Images

Michelle Bishop es una de los miles de pilotos que podrían perder su trabajo este otoño ante el inminente recorte masivo de las aerolíneas comerciales estadounidenses, golpeadas mortalmente por la pandemia de coronavirus.

“Estoy tratando de volar tanto como puedo, mientras puedo, porque me encanta”, dijo Bishop, quien ha trabajado como piloto de aerolínea durante más de 20 años, a CNN Business.

En su reciente tiempo de inactividad, Bishop dijo que pasó horas navegando por las listas de LinkedIn y otros sitios de trabajo en busca de un trabajo que no la obligara a pasar todo el día en un escritorio. Y una oportunidad despertó su interés: pilotar drones.

Aquiline Drones, una startup con sede en Connecticut, quiere crear una fuente de empleo para los operadores de drones y quiere implementar una aplicación simple para teléfonos inteligentes que permita a cualquier persona con una licencia realizar trabajos a corto plazo, desde la captura de imágenes aéreas en una boda, a la toma de fotografías de puentes y carreteras para un departamento de obras públicas.

Esencialmente, la startup quiere ser como Uber o Lyft. Y su fundador, Barry Alexander, prevé que miles de pilotos de aerolíneas se convertirán en sus operadores certificados de drones.

Actualmente, los operadores de drones certificados son pocos y distantes entre sí: hay menos de 200,000 en los Estados Unidos. Desde 2016, la Administración Federal de Aviación exige que los operadores de drones obtengan la certificación.

El objetivo de Aquiline es ayudar a obtener licencias de nuevos operadores de drones por miles y la mayoría de ellos, dijo Alexander, serán ex pilotos de aerolíneas.

El programa de licencias de la compañía, llamado “Vuelo al futuro”, está programado para comenzar las clases virtuales el 1 de septiembre. Cualquiera puede inscribirse en el programa de capacitación de seis a ocho semanas por $1000 dólares y Aquiline desarrolló un curso separado de $800 diseñado para pilotos, que ya comprenden la terminología aeronáutica, las regulaciones y el monitoreo del clima.

Como parte del programa, Aquiline guiará a los estudiantes a través del proceso de licencia de la Administración Federal de Aviación, incluso con la opción de financiamiento para comprar un dron de $4000 dólares y un seguro a través de la compañía.

La prueba para la certificación de piloto de drones no es fácil y existen programas de capacitación en línea que son menos costosos que la oferta de Aquiline.

Alexander también dijo que todos los pilotos de drones Aquiline deben pasar por el programa “Flight to the Future” y usar el dron proporcionado por Aquiline, que es semiautónomo, para asegurarse de que funciona con los sistemas de software de la compañía. El emprendedor dijo que ya se han inscrito más de 1500 miembros del público en general, junto con 2000 pilotos, incluida Bishop.

“De hecho, no sé nada sobre drones”, dijo Bishop a CNN Business. “Pero si iba a tener que dejar de volar, quería tener la oportunidad de aprender algo nuevo. Ser capaz de establecer mi propio horario también es una perspectiva atractiva”, dijo.

Si Aquiline tiene éxito, los pilotos de drones recién licenciados como Bishop formarán una red central de contratistas que iniciarán sesión en la aplicación de alquiler de drones de Aquiline todos los días y elegirán un trabajo en su área. Se espera que los trabajos paguen un mínimo de $300 dólares, a una tarifa de $150 por hora, dijo Alexander.

La pregunta es si habrá una sólida demanda de un servicio de alquiler de drones. Los drones han aumentado enormemente su popularidad en los últimos años y han pasado de comercializarse como un dispositivo tecnológico divertido a servir para fines del mundo real, como vigilancia, ayuda en misiones de socorro en casos de desastre o seguimiento del progreso de la construcción.

Bishop, la piloto que planea tomar el curso de licenciamiento “Vuelo al futuro” de Aquiline, dijo que no está depositando todas sus esperanzas en el programa. También está interesada en obtener una licencia de bienes raíces y permanece abierta a otras opciones. Pero ella es optimista sobre Aquiline.

“Mi idea es planificar para lo peor y esperar lo mejor. Incluso si todo vuelve a ser como era hace cinco meses, el curso no es una inversión perdida, porque sigue siendo algo interesante que puedo hacer y seguir volando de tiempo completo”.