¿Qué es la inteligencia emocional y cómo mejorarla para tener mayor éxito en las ventas?

Si puedes identificar tus emociones y su impacto en las respuestas de tus prospectos, puedes tener más control sobre las interacciones de tus prospectos

¿Qué es la inteligencia emocional y cómo mejorarla para tener mayor éxito en las ventas?
Conocer tus propias motivaciones personales para tu trabajo puede ayudarte a alimentar tu entusiasmo.
Foto: Pixabay

Hablar de inteligencia emocional en las ventas, es hablar de un factor clave para el éxito en cada negocio. Es la capacidad de un vendedor para conectarse emocionalmente con su comprador a nivel más personal. Sentir, comprender y aplicar el poder de sus emociones durante la interacción con su cliente.

Pues bien, esta IE puede ser más importante para alcanzar la gloria más que el propio coeficiente intelectual, dicen los expertos, ya que incluso un vendedor con un IQ alto no haría una venta sin involucrar significativamente a los poderes de la empatía y la intuición.

Según una investigación de ventas realizada en una compañía farmacéutica, los representantes de ventas que aumentaron su inteligencia emocional en una media del 18%, más tarde mejoraron sus ingresos totales por ventas en un promedio del 12 %.

La investigación muestra que la IE impacta enormemente las ventas. Entonces, ¿cómo puedes aprovechar más IE en tus propias llamadas de ventas? Es simple: la IE se puede dividir en cinco componentes:
1. Motivación
2. Conciencia de sí mismo
3. Autorregulación
4. Conciencia social
5. Regulación social

A continuación, se explica cómo puedes mejorar tu inteligencia emocional individual para lograr un mayor éxito en las llamadas de ventas:
1. Observa tu estado de ánimo y su impacto
Tu nivel de autoconciencia realmente puede afectar la forma en que un prospecto te percibe. Si puedes identificar tus emociones y su impacto en las respuestas de tus prospectos, puedes tener más control sobre las interacciones de tus prospectos y los resultados de estas interacciones.
Tómate un minuto para pensar en tu última llamada. ¿Cómo te sentiste? ¿Qué estaba pasando en tu cabeza? ¿Los problemas personales o laborales te agobiaban? Reflexionar sobre la dinámica entre tus emociones y las emociones de tu prospecto puede aumentar tu conciencia. Si puedes aumentar tu conciencia, puedes aumentar tus esfuerzos para controlar esta importante dinámica.

2. Encuentra tu ritmo
Las emociones autorreguladas en el trabajo significan encontrar una manera de canalizarlas de manera apropiada para las tareas en cuestión. Sin embargo, no es tan simple como parece.
Una forma de encontrar tu ritmo es crear una rutina diaria. Esto incluye establecer la misma hora de alarma cada mañana, meditar o hacer ejercicio, desayunar en familia, leer o aprender, saludar a extraños y crear (anotar) una lista literal de tareas pendientes.

3. Descubre lo que te impulsa
Conocer tus propias motivaciones personales para tu trabajo puede ayudarte a alimentar ese entusiasmo. Para encontrar una motivación duradera, tómate un momento para mirar el “panorama general” de tu vida laboral. ¿Por qué haces lo que haces? ¿Amas el trabajo porque amas a tus compañeros de trabajo? ¿Encuentras significado en la misión de la empresa para la que trabajas? ¿Te gusta establecer y alcanzar objetivos difíciles?
Descubrir por qué haces lo que haces puede ayudarte a encontrar una motivación duradera para alcanzar objetivos a largo plazo.

4. Encuentra a tu gente, mantén a tu gente
La regulación y la conciencia sociales son las claves finales de la inteligencia emocional. La regulación social puede ayudarte a encontrar tu base de clientes al notar las emociones de los prospectos y responder adecuadamente en cada interacción con ellos. La conciencia social puede ayudarte a mantener tu base de clientes al mantener una conciencia de cómo las conexiones que realizas se convierten en relaciones con la longevidad.